jueves, 25 de enero de 2018

Punta Lierga (2267 m.) desde el collado de Santa Isabel

Bal de Chistau en el ascenso al macizo de Lierga
Esta semana traemos una ruta que realizamos el pasado verano en la que descubrimos el desconocido y solitario macizo de Lierga y sus modestas puntas Boltorín, Lierga, Palomera y Betrín.

Se trata de un recorrido que combina una parte lineal de aproximación con una pequeña circular por la parte alta de este escarpado e imponente macizo, bien visible desde la carretera que remonta el valle del Cinca.

Macizo de Lierga desde el collado de Santa Isabel
Nos desplazamos hasta Saravillo, primer núcleo que encontramos al adentrarnos en la Bal de Chistau, para coger la conocida pista forestal que asciende a la Basa la Mora, previo pago de 3€ en máquina expendedora.

Tras unos 3’5 kilómetros de pista llegaremos a un cruce señalizado, donde dejaremos la rodada principal para continuar por el ramal de la derecha que nos deja en el collado de Santa Isabel en otros 4 kilómetros.

Refugio de Santa Isabel y macizo de Cotiella
Este collado se ubica entre los macizos de Cotiella y Lierga, al E y W respectivamente, destacando en el primero de ellos las moles calizas del Mobisón Gran, del Gradiello y de la Punta de la Cues.

En él encontramos el refugio libre de Santa Isabel (1530 metros), en buen estado, junto al que dejaremos el coche para iniciar el recorrido. En los primeros metros llanearemos en dirección W por una zona herbosa rodeada de pinos, boj y erizón.

La Peña Montañesa asoma desde el collado
Los hitos nos dirigen hacia el interior de un pinar por el que comenzaremos a ganar altura en dirección NW, bordeando la base de las imponentes paredes calizas de este macizo por la zona conocida como El Cantón.

Al salir del bosque, el cómodo sendero da paso a una inestable pedrera (1675 metros) que hemos de atravesar trazando una diagonal ascendente con la que nos vamos a ir separando de las abruptas paredes bajo las que nos encontramos.

El imponente macizo de Cotiella
A medida que ganemos altura aumentaremos la panorámica sobre la Bal de Chistau y sus elevadas cumbres, entre las que destacan los macizos de Bachimala y Posets.

Tras 45 minutos de camino cruzaremos el seco barranco de la Canal de la Litera (1790 metros) y, entre erizón y boj, saldremos a un terreno abierto de pastos por donde la senda se va difuminando hasta desaparecer.

Castillo Mayor, Tella, Treserols, Robiñera, La Munia...
Siguiendo los hitos continuaremos ascendiendo con fuerte pendiente hasta alcanzar un hombro (1920 metros) desde el que se descubre una gran panorámica hacia el N.

Ganando altura por una ancha línea de cresta llegaremos, en otros 45 minutos, a la meseta herbosa donde asienta la Balsa de Lierga (2120 metros) que se encuentra completamente seca. Este será el punto donde comencemos el recorrido circular.

En nuestra vertical se halla Saravillo
Tomando como referencia los escasos hitos y las difusas sendas de ganado, continuaremos en dirección W por el agradable praderío herboso hasta llegar la falda de nuestros objetivos.

Se trata de una sucesión de pequeñas cimas sin dificultad que se desploman de forma vertiginosa hacia el valle del Cinca y que comenzaremos a coronar por el N, siendo la primera de ellas la Punta Boltorín (2255 metros).

Pegueras, Maristás, Fulsa, Suelza, Culfredas, Bachimala...
Siguiendo el suave cordal hacia el SW descenderemos unos metros para remontar hasta el cercano vértice geodésico de la Punta Lierga o Bocolón (2267 metros), que marca la cota más elevada de este macizo, a la que llegamos tras 2 horas de camino.

Hacia el macizo de Cotiella se reconocen las puntas Calva y de la Cues, el Mobisón Gran, el barranco de Gradiello, Cotiella, las puntas de Armeña y de las Neiss, la cresta de Bacarizal, la Punta Es Litás y la Peña la Una, la cresta de las peñas del reloj, la Punta Alta y Picollosa.

Puntas Lierga y Boltorín
En la Bal de Chistau destacan los núcleos de Saravillo, Plan y Chistén, el embalse de Plandescún y el Cinqueta, las peñas de Sin, Artiés, San Martín y Cuezo, el Tozal de Igüerra y la sierra de Fubillons

Además las puntas Suelza y Fulsa, el Pegueras y Bacibosa, la cresta de Maristás y Punta l’Orbar y el pequeño valle de La Comuna.

Tella y sus ermitas, Revilla y la Garganta de Escuaín
Más lejos oteamos las siluetas de los macizos de Bachimala y Posets, la cresta de las Espadas, los Culfredas, el pico del Turmo, el Barbarisa, los Eristes, el barranco del Sen y El Yerri. Divisaremos también, al fondo, los macizos del Aneto y la Maladeta.

Mirando hacia Francia se distinguen el Garlitz, el Bataillence, el puerto y el pico de Salcorz, Marcatiecho, el puerto de Trigoniero, los picos Negro o d’Arriouère y de la Espada y la cresta del puerto Viejo de Bielsa.

Cortados de vértigo hacia el valle del Cinca
En la sierra d’as Zucas destacan el Puntal de Bachaco, la Peña Altura, el Portillón de Tella, la Pala de Motinier y las Tres Marías

También los tresmiles de Robiñera y La Munia, Peña Blanca, Chinipro, el collado de las Puertas, la muralla de Barroude y la sierra de Liena.

Hacia el valle de Ordesa oteamos los Astazous, las Treserols, la Punta de las Olas, el Casco, el Taillón, Bazillac, el Tobacorsierra Custodia, Mondicieto y el barranco de la Pardina

Sierra Ferrera, Peña Montañesa y barranco de Garona
En el valle del Cinca divisamos el Bramapán, Nabaín, Comiello y la sierra de Bolave, el embalse y el núcleo de Laspuña, Escalona, Puyarruego y Muro de Bellós. También la sierra Ferrera, las peñas Montañesa y del Solano y el barranco de Garona.

Veremos Tella y sus ermitas, el Castillo Mayor, Cuello Viceto, el Tozal de San Vicenda, Puértolas y Cortalaviña, Escuaín y su Garganta, Revilla y los Sestrales.

Balsa de Lierga completamente seca
Sin olvidarnos de la Peña Canciás, las sierras de Guara y Coronas, el Oturia, el cordal de Manchoya y Pelopín, e, incluso, la sierras de Tendeñera y de la Partacua.

Tras una pequeña parada iremos contorneando la cresta descendiendo en dirección SE hasta el espolón sur de este macizo, la Punta Palomera o del Solán (2174 metros), disfrutando del macizo de Cotiella frente a nosotros.

El macizo de Cotiella de regreso a Santa Isabel
Ya de regreso a la Balsa de Lierga, ganaremos unos metros hacia el N pasando por la Punta Betrín (2233 metros) para cerrar esta circular por las alturas de este macizo enlazando con el camino de ida, que seguiremos hasta llegar al collado de Santa Isabel.

Ruta parte lineal y parte circular de 8 kilómetros de distancia con un desnivel positivo acumulado de 870 metros realizada en 4 horas y media sin contar paradas.

Pedrera por la que tendremos que ascender y descender
Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.


No hay comentarios:

Publicar un comentario