jueves, 20 de abril de 2017

Circular al Bramapán por Collarán y las Sardineras

Desfiladero del Bellós desde las Sardineras
El Sobrarbe esconde caminos solitarios y casi olvidados que fueron muy transitados antaño. Vamos a conocer el que unía la Ballibió con el valle del Ara, un camino de vital importancia por ser la única vía de comunicación que existía entre ambos.

Para ello nos dirigimos a Escalona, puerta de entrada al Cañón de Añisclo por el valle del Cinca. Nos desviaremos hacia Puyarruego, dejando a la derecha la carretera que se introduce en el desfiladero de las Cambras en dirección a la ermita de San Úrbez.

Mondoto, Monte Perdido, Añisclo y Las Olas
Después de cruzar un pequeño puente por encima de las pozas del río Bellós, seguiremos la sinuosa carretera que se adentra en el valle de Vió por la margen izquierda del río Yesa.

Tras 12 kilómetros estaremos en las inmediaciones de Buerba. Poco antes de llegar a su núcleo urbano nos encontraremos a nuestra izquierda un ensanche con un contenedor verde, punto de inicio de nuestra ruta y lugar donde dejamos el coche (1140 metros).

Punta de Arán y Nabaín
La fotogénica visión de Monte Perdido, del Soum de Ramond y de la Punta de las Olas ya destaca desde este punto, así como el pequeño caserío de Vió, el Mondoto y los Sestrales, que aparecen por detrás del rocoso Tozal de San Miguel.

Comenzamos a caminar siguiendo el PR-HU-44 hacia el despoblado de San Pietro y Boltaña por una cómoda pista en dirección sur con la mirada puesta en la Punta de Arán, en Nabaín y en el pico Comiello, punto más elevado de la sierra de Bolave.

Restos de la ermita de la Virgen de Collarán
En 15 minutos llegaremos al cuello de Arán (1115 metros) donde se hallan los restos de la ermita de la Virgen de Collarán.

En este punto, la pista da paso a un sendero que desciende sin pausa hacia el río Yesa rodeando la cara este de la Punta de Arán paralelo a la margen derecha del barranco de San Chaime.

Nos encontramos en un paisaje agreste y salvaje donde disfrutaremos, en absoluta soledad, de un sendero tradicional dominado por la carrasca, el boj y algunos ejemplares de roble.

Va apareciendo el macizo de los Sestrales
Nuestro itinerario realiza una circular completa al macizo de Bramapán, por lo que lo vamos a observar desde múltiples posiciones. Mientras vamos descendiendo veremos su cara oeste y, al sur, la pequeña aldea de Morillo de San Pietro destaca en un altozano al otro lado del río Yesa.

Tras una hora de descenso llegaremos al espléndido puente de Morillo (765 metros) sobre las cristalinas aguas del Yesa.

Puente medieval de Morillo
Entre Boltaña y el valle de Añisclo el río Yesa modela un trazado protagonizado por pequeños pero profundos cañones que configuran un valle muy angosto. 

Por ello se construyeron interesantes puentes que facilitaran la comunicación entre los caseríos asentados en esta zona además de utilizarse como símbolo militar, comercial, religioso y de poder social.

El puente de Morillo presenta un gran arco de medio punto y uno menor a modo de aliviadero en uno de sus laterales. Su calzada plana y ancha permite un paso cómodo, además de ser un excepcional mirador desde el que contemplar la riqueza natural del entorno.

Las cristalinas aguas del Yesa
Su origen se podría encontrar en el periodo medieval, pero también es cierto que su aspecto actual responde a sucesivas reformas derivadas de los daños producidos por las fuertes riadas.

Una vez cruzado el puente, comenzaremos a ascender entre boj y pinos por la margen derecha del río siguiendo el PR-HU-44. Minutos después, hemos de estar atentos para localizar un sendero sólo señalizado con marcas de pintura azul (840 metros).

Último rayo de luz en Morillo de Sampietro
Es aquí donde dejaremos el PR para volver descender al río Yesa, tan sólo unos metros aguas abajo del puente que acabamos de cruzar, en la confluencia con el barranco de San Chaime (755 metros).

Una vez en el río, cruzaremos sus transparentes aguas para continuar ascendiendo con moderada pendiente por el interior de un bosque de carrascas. No conviene despistarse porque las marcas azules se pueden perder con facilidad.

Gallisué. Ermita de San Mamés
El bosque da paso a una solana ladera por la que ganaremos altura hasta conectar, en una hora, con la carretera Buerba-Puyarruego (1055 metros), por donde habremos transitado con el coche para dirigirnos al punto de inicio de la ruta. 

Seguiremos su asfalto en descenso casi un kilómetro hasta llegar a una zona vallada (1015 metros) que da acceso al despoblado de Gallisué (1050 metros).

Este pequeño núcleo ubicado en la falda de Bramapán lo forman 3 casas, ubicadas todas ellas en una única calle que finaliza en la ermita de San Mamés

Ruinas en Gallisué
Se encuentra deshabitado desde finales de la década de los 70 aunque una de sus casas se encuentra restaurada y el pueblo es actualmente utilizado como explotación ganadera.

Tras pasear por lo poco que queda en pie comenzaremos el regreso hacia Buerba. Lo haremos rodeando las caras este y norte de Bramapán por el poco conocido camino de las Sardineras, que nos va a aportar un punto de vista diferente del curso del río Bellós.

Calle única de Gallisué
El sendero se dirige hacia el norte atravesando las praderas que quedan por detrás de las casas de Gallisué. Veremos una senda que se pega a la pared este de Bramapán y comienza a llanear a la vez que se adentra entre la vegetación.

Entre carrascas y boj tendremos excelentes vistas del desfiladero de las Cambras, por cuyo fondo se escucha el rugir del Bellós en su camino hacia el Cinca, así como de los prados de la Pardina Barona y su cercano Tozal de los Lobos

Disfrutaremos además de una envidiable panorámica de gran parte del Sobrarbe. Destacan las peñas Montañesa y del Solano, las puntas Lierga y Suelza, el Castillo Mayor y los macizos de Cotiella y Posets.

Casa rehabilitada en Gallisué
También los picos Pegueras, Bacibosa, La Planota, Maristás y Punta l’Orbar, la Peña Altura y el Portillón de Tella, así como los pueblos de Ceresa, Laspuña, Escalona, Puyarruego, Belsierre, el despoblado de Muro de Bellós, la fortaleza de Muro de Roda e, incluso Tella y su Puntón de las Brujas.

Tras poco más de media hora por la divisoria del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y después de ganar casi un centenar de metros de altura, obviaremos un desvío que desciende al Cañón deAñisclo (1135 metros) y continuaremos en dirección al pueblo de Vió.

Sestrales, Tres Marías y Castillo Mayor desde Gallisué
Cambiaremos la cara este de Bramapán por la norte, más sombría y fresca y dominada por el pino. Cambiaremos también de perspectiva, dejando el desfiladero de las Cambras para adentrarnos en el modelado y accidentado barranco de Arpió o Labaneras, afluente del Bellós.

Los paredones de los Sestrales y el Tozal de San Miguel volverán a hacer acto de presencia conforme recorramos esta preciosa senda. Aparecen también los tresmiles ordesanos y las Tres Marías, que por fin dejan de esconderse mostrándonos toda la belleza que atesoran.

Ceresa, Laspuña, Escalona y Belsierre
Otra media hora después dejaremos a la derecha el desvío hacia Vió (1120 metros) para dirigirnos a la carretera Puyarruego-Buerba, por la que caminaremos unos minutos hasta regresar al coche.

Ruta circular de 12 kilómetros con un desnivel positivo acumulado de unos 750 metros realizada en poco más de 4 horas sin contar paradas.


Barranco de Arpió y desfiladero de las Cambras
Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

miércoles, 5 de abril de 2017

El Real de Mascún: Losa Mora, Nasarre y Otín

Delfín de Rodellar
Regresamos al Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara para realizar ruta muy variada y entretenida que tiene como punto de inicio el pueblo de Rodellar (760 metros).

Rodellar fue fortaleza durante la conquista cristiana dada su privilegiada ubicación sobre el cañón del Mascún y el valle del río Alcanadre. En su caserío destacan la iglesia de San Lorenzo (s. XVII) y bellos ejemplos de arquitectura tradicional.

Panorámica de Rodellar
A pesar de su apartada localización, es un pueblo con mucha vida dada la gran oferta de actividades que podemos realizar en sus inmediaciones. Sobre todo, para los amantes de los deportes de aventura, que tienen en esta zona de la sierra de Guara y en el barranco del Mascún todo un paraíso para el descenso de barrancos y la escalada.

Nos pondremos a caminar en el parking obligatorio para vehículos ubicado poco antes de entrar en el pueblo (740 metros). Siguiendo unos metros por la carretera nos adentraremos en su reducido casco urbano, dejando a la derecha el camping.

Descendiendo al barranco del Mascún
Múltiples paneles informativos nos dan la bienvenida y nos ofrecen gran variedad de propuestas. En esta ocasión, vamos a seguir el sendero S-3 del Parque Natural.

Este itinerario permite conocer el mítico barranco de Mascún tanto desde su cauce, adentrándose por caminos tradicionales hasta la surgencia o Fuente del Mascún, como desde lo alto, con espectaculares vistas aéreas de las agujas, ventanas y otras caprichosas formaciones esculpidas en la roca caliza. 

A su vez nos introducirá en la cultura megalítica, representada por uno de los dólmenes mejor conservados y más representativos del Parque Natural, la Losa Mora, y podremos rememorar la vida de antaño en los despoblados de Nasarre y Otín.

Surgencia o Fuente del Mascún
Cruzando el pueblo con vistas al caserío de Cheto nos dirigiremos al barrio de La Honguera, donde tomaremos un antiguo y empedrado sendero que desciende al cauce del Mascún. 

Este sendero no está balizado y parte junto a la señal del S-3 que indica el camino hacia la Surgencia del Mascún. En 20 minutos de bonito camino estaremos a orillas del río (700 metros), debiéndolo de cruzar para seguir por su margen derecha.

Desde esta perspectiva sorprende la forma y la verticalidad de las paredes del barranco, mezclada con una vegetación dominada por la encina, el boj y otras especies arbustivas.

El corte del Mascún desde el barranco de Andrebot
Más adelante tendremos que volver a cruzar el barranco en dos ocasiones, con la famosa ventana natural con forma de delfín por encima de nuestras cabezas. Según la época del año, puede que sea necesario descalzarnos para poder vadear el río.

Casi sin darnos cuenta nos iremos acercando a la fuente o surgencia del Mascún (720 metros), a la que llegaremos tras poco más de media hora de camino y después de volver a cruzar las aguas del barranco.

Esta fuente es una interesante manifestación del karst del entorno de la sierra de Guara. Se trata de un bonito rincón rodeado de grandes paredes calizas del que no se conoce mucho, siendo la procedencia de su agua uno más de los misterios de este barranco. 

De camino hacia la Losa Mora
Vadearemos otras dos veces el barranco hasta llegar a un cruce donde encontramos una gran variedad de señalización. Por un lado encontramos el desvío hacia otro de los atractivos de la zona, la vía ferrata del Espolón de la Virgen.

Por otro lado la desviación hacia Otín, por donde regresaremos para cerrar la circular. Nosotros obviamos estas indicaciones y continuamos hacia el dolmen de la Losa Mora, Nasarre y el barranco de las Gorgas Negras.

Dolmen de la Losa Mora
Volviendo a cruzar el barranco, de momento por última vez, tomaremos el camino de las Gargantas que asciende con moderada pendiente por un pedregoso sendero entre las escarpadas paredes del barranco de Andrebot.

Tras ello saldremos a una zona más abierta y soleada, donde dejaremos a la izquierda el desvío hacia el barranco Barrasil para continuar hacia la Losa Mora y Nasarre (935 metros). 

Rodeados de boj, erizón y matorral seguiremos ascendiendo de forma muy cómoda. Pasaremos por la base del Puntón de Andrebot y llegaremos al dolmen de la Losa Mora (1100 metros) tras menos de 2 horas.

Las siempre presentes Treserols y Tres Marías
Es, sin duda, uno de los megalitos más importantes del Prepirineo Aragonés. Fue excavado en 1935, encontrándose abundantes restos óseos junto a hachas de piedra, puntas de flecha y cuchillos de sílex.

Las gentes de la zona, sobre todo los pastores de Guara, cuentan sobre el dolmen historias y leyendas que tienen que ver con brujas, tesoros, seres fantásticos y extraños sucesos.

Desde su posición se tiene visión al norte del collado de Añisclo y las Tres Marías, de la sierra d’as Zucas, del Portillón de Tella, de Punta Suelza, de las peñas Altura, Lierga y Montañesa y del macizo de Cotiella, así como de la sierra de Balced al este.

Despoblado de Nasarre
Tras una breve parada, seguiremos las indicaciones y alargaremos la ruta hasta Nasarre por un sendero balizado con estacas de madera con pintura amarilla y verde. En este tramo nos separamos del sendero S-3 que volveremos a retomar en el despoblado de Otín.

Dejaremos un desvío hacia Rodellar y continuaremos hacia Nasarre, Bara y el barranco de las Gorgas Negras (1150 metros). Desde este punto se vislumbran las Treserols, la Punta de las Olas, los picos de Marboré, el Castillo Mayor, los macizos del Posets y Bachimala y los picos Maristás, Pegueras y Punta l’Orbar.

Nasarre. Iglesia de San Andrés
La cercana Pardina Bellanuga y Otín también son visibles a medida que nos vamos acercando a Nasarre al que llegamos, entre antiguos campos de labor, en media hora desde el dolmen. 

En su entrada encontramos indicaciones del sendero histórico GR-1 hacia Bara, Letosa y Las Bellostas, además de señalización hacia el barranco superior del Mascún, Miz y Alastrué

Al sur tenemos vistas de la sierra de Lupera, del Cabezo y del Tozal de Guara y, al norte, divisamos la sierra de Galardón y la Peña Canciás.

Pardina de Bellanuga
Nasarre (1190 metros) es uno de los núcleos abandonados ante la dureza de la supervivencia en esta sierra. Fue despoblado a finales de los años 40 y el éxodo a la ciudad dejó atrás siglos de historia y vivencia adheridos a sus esbeltos muros de piedra.

Era un pueblo pequeño con sólo tres casas que han cedido al paso del tiempo y se hallan espaldadas engullidas por la maleza. En el dintel de una de ellas se halla grabada la fecha de 1770.

Sólo algunas bordas y la espléndida y restaurada iglesia románica de San Andrés (s. XI), declarada Monumento Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural, se salvan entre tanta ruina.

De camino a Otín por el GR-1
Continuaremos rumbo a Otín dejando atrás el desvío a la Fuente de Nasarre. Tomaremos el mencionado GR-1 hacia Letosa y Las Bellostas y, por un antiguo camino inicialmente rodeado de muros, descenderemos hasta la Pardina Bellanuga (1105 metros), donde observamos un dintel que data de 1870.

Seguiremos descendiendo ya con visión directa de Otín, hasta enlazar con una pista un kilómetro antes de llegar al pueblo tras poco más de 3 horas de marcha.

Otín. Barrio bajo o del Barranco
Otín (1025 metros) contaba con once casas dispuestas en dos barrios, el bajo o del barranco y el barrio alto, ambos comunicados por un precioso camino delimitado por esbeltos muros que discurre por el interior de un espectacular bosque de quejigos.

El barrio bajo presenta una única calle donde se concentran la mayor parte de sus ruinosas casas. Encontramos algunas bordas que aguantan en aparente buen estado. La sencilla ermita de la Virgen del Barranco (s. XVIII) se encuentra unos metros al este del barrio.

Otín. Ermita de la Virgen del Barranco
Junto a ella tenemos indicaciones hacia el mirador, la Faja y el barranco superior del Mascún, así como señalización del GR-1 hacia Letosa y Las Bellostas.

En la entrada del pueblo, volveremos a enlazar con el sendero S-3 en dirección a Rodellar, que coincide con el PR-HU-162, dejando a la derecha un sendero que se dirige a las Colladas del Aire.

Pasaremos por el barrio alto (1065 metros), donde se ubica la iglesia parroquial de San Juan Bautista. Probablemente fue construida sobre las ruinas de un templo anterior de origen románico y durante los siglos XVI y XVII sufrió importantes reformas. De ella dependió la cercana aldea de Letosa. Destacar además las casas Cosme Bellosta y Lujo, que fue la última en ser deshabitada a principios de la década de los 60.

Otín. Barrio alto
Entre antiguos bancales de cultivo iremos perdiendo altura para comenzar el regreso a Rodellar por el camino de la Costera de Otín

Nos despediremos de las Treserols y, tras un corto tramo de llaneo, comenzaremos a perder altura de forma brusca hacia el barranco del Mascún, pasando por las impresionantes formaciones geológicas de La Ciudadela y por la aguja de la Cuca Bellostas.

Tras más de una hora de espectaculares vistas, volveremos al cauce del barranco del Mascún (725 metros), el cual tendremos que vadear de nuevo en varias ocasiones, ahora disfrutando de una mejor visión del Delfín de Rodellar.

Barranco del Mascún
Más adelante, cerraremos la circular volviendo a enlazar con la bifurcación múltiple por la que habíamos pasado antes. Esta vez, seguiremos hacia la surgencia del Mascún, por la que volveremos a pasar vadeando un par de veces más el río.

En lo alto, veremos los últimos rayos de sol sobre la ermita de la Virgen del Castillo antes de poner rumbo a Rodellar siguiendo el sendero S-3 por un amplio camino a modo de faja que gana altura rápidamente.

Dejaremos el desvío hacia la ermita de la Virgen del Castillo y la vía ferrata del Espolón de la Virgen y entraremos en el casco urbano de Rodellar para finalizar uno de los recorridos más bonitos y conocidos de este Parque Natural.

La Ciudadela y la Cuca Bellostas
Ruta circular de 17 kilómetros con un desnivel positivo de unos 700 metros realizada en menos de 6 horas.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

martes, 28 de marzo de 2017

Circular por el Sobremonte de Biescas y la sierra de Lucas

Collarada, Collaradeta, Somolas, Bucuesa...
El Sobremonte de Biescas se encuentra rodeado por las sierras de Lucas e Icún y por el cordal formado por las Peñas de Aso y las puntas Balposata y Burrambalo. En este pequeño y tranquilo valle se asientan los núcleos de Aso, Yosa y Betés de Sobremonte.

La ruta que se propone asciende a la solitaria sierra de Lucas, que separa el valle de Acumuer del Sobremonte. Se trata de un mirador privilegiado de la sierra de la Partacua y de las cumbres que cierran por el sur el circo de Ip.

Entrando en Aso de Sobremonte
El punto de inicio se encuentra en Yosa de Sobremonte (1180 metros). Nada más pasar el núcleo de Biescas, tomaremos un desvío a la izquierda que en 5 kilómetros nos deja en su casco urbano.

En su entrada encontramos el GR-15, que en su primer tramo discurre por una pista de acceso restringido en dirección al collado de San Antón, Acumuer y Aso de Sobremonte.

Aso de Sobremonte. Iglesia de San Juan Bautista
En pocos minutos dejaremos a la izquierda el desvío hacia el collado de San Antón y Acumuer (1215 metros), camino por donde regresaremos, para continuar hacia Aso siguiendo las balizas de madera del GR.

Más adelante, un nuevo desvío (1230 metros) nos hace abandonar la pista para descender por un sendero entre boj, pinos y robles hasta el barranco de Aso.

Cruzaremos su cauce junto a un molino en ruinas (1210 metros) y ascenderemos brevemente entre campos hasta entrar en Aso (1260 metros), al que llegamos tras 20 minutos de agradable paseo.

GR-15 hacia el collado Estachoplano
Recorreremos el pueblo pasando por la iglesia de San Juan Bautista (s. XVII) y la fuente y, callejeando brevemente por el mismo, seguiremos las marcas rojas y blancas que encontramos pintadas en algunas de sus fachadas.

Junto a sus últimas casas, encontramos una pista y un poste con indicaciones hacia Acumuer y hacia el collado Estachoplano o Puerto de Aso, que es hacia donde nos tenemos que dirigir.

Partacua. Peñas Retona, Telera, Parda y Blanca
La pista pasa por el cementerio y por los depósitos de agua, ya con amplia panorámica del cordal que forman las sierras de Lucas e Icún. Poco después de rebasarlos, seguiremos un sendero rodeado de muros de piedra hasta enlazar con otra pista (1375 metros).

Esta nueva pista paralela al barranco de Aso vuelve a cruzar su cauce antes de hacer un giro de 180 grados (1420 metros). Es aquí donde la dejaremos para comenzar a ascender, con moderada pendiente, por un bosque de pinos y boj.

Bacún norte, La Lera y Punta Espata
Ganaremos altura rápidamente y comenzaremos a ver las puntas Balposata, Facera y Burrambalo, la cota más elevada de la sierra de Limes, así como el refugio de la Majada Juan de Freda, reconocible por su tejado verde.

Pasaremos por la fuente o abrevadero de San Juan, junto a las ruinas de un refugio de pastores (1595 metros), pudiendo observar los picos Pelopín y Erata, su ermita de San Benito, la sierra de las Mentiras y el macizo de Cotiella

Peña Oroel y pueblo de Acumuer
Tras salir del bosque ascenderemos por un terreno mucho más abierto hasta llegar al collado Estachoplano (1745 metros), ubicado en la divisoria de las cuencas de los ríos Gállego y Aurín, al que llegamos tras poco más de dos horas.

Desde el collado la vista se agiganta observando las Treserols, Mondicieto, sierra Custodia, Bachesango y el monte Sarasé, Toronzué, el Tozal de Comas y Mondiniero, los picos Tendeñera, Otal y Sabocos e, incluso, el macizo del Posets en la lejanía. 

Sierra de Tendeñera y Treserols
También el Tozal y el Cabezo de Guara, Fragineto, el Oturia y la plana de Santa Orosia, Punta Güé, las peñas Canciás y Oroel, la Val Ancha y la Val Estrecha y los picos de San Salvador y Cuculo en la sierra de San Juan de la Peña.

Destacan las cumbres de la sierra de la Partacua, con sus imponentes peñas Retona y Telera. Distinguimos también las peñas Parda, Blanca, Puerto Rico, el Capullo y el Pabellón, así como el macizo de Argualas al fondo.

El Sobremonte, Gavín, Erata, Pelopín y Cotiella
Si se quiere y con el fin de ampliar la panorámica, podemos seguir unos metros el GR-15 hasta que comienza a descender hacia el visible pueblo de Acumuer. En este punto lo dejaremos a la izquierda para continuar ganando altura por la pista que se dirige a la sierra de Icún.

Las vistas hacia Collarada, Collaradeta, Peña Nevera, Bucuesa y los Somolas son espectaculares, apareciendo también el pico de La Lera, el Bacún norte y Punta Espata

Mirando hacia el valle de Tena, divisamos las poblaciones de Gavín, Yésero, Orós Alto y Sabiñánigo, así como Yosa y Aso de Sobremonte.

Sierra de Tendeñera y Treserols más de cerca
De nuevo en el collado Estachoplano ascenderemos al cercano pico Lucas (1766 metros), la cota más elevada de esta sierra. Tras ello, continuaremos la pista en descenso por el interior de un pinar en dirección a Yosa.

Tras media hora desde el collado, dejaremos a la izquierda un sendero que desciende a Aso. Más adelante, pasaremos por el desapercibido pico de San Antón (1557 metros).

Seguiremos perdiendo altura dejando a la derecha el desvío hacia Punta Güé y la Plana Vaqueriza (1470 metros), momento en el que la pista comienza a retorcerse en amplias lazadas para dejar atrás también el desvío hacia la Selva de Yosa (1300 metros).

Telera por detrás de Peña Parda
Con buenas vistas de la Tierra de Biescas y de la sierra de Tendeñera apuraremos los últimos metros de pista antes de volver a enlazar con el GR-15 en las proximidades de Yosa, donde pondremos punto y final a este bonito recorrido.

Ruta circular de 13 kilómetros con un desnivel acumulado de unos 600 metros realizada en 4 horas sin contar paradas y sin contar el ascenso opcional desde el collado Estachoplano hacia la sierra de Icún.

De regreso a Yosa de Sobremonte
Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

Track de Wikiloc aquí.

jueves, 23 de marzo de 2017

Circular por el Biello Sobrarbe: Olsón, Mondot y Javierre

Peña Montañesa y Cotiella
Aprovechando la llegada de la primavera nos acercamos al Biello Sobrarbe para disfrutar de una agradable y sencilla circular uniendo los núcleos de Olsón, Mondot y Javierre.

Comenzamos el paseo en Olsón (685 metros), al que llegaremos por una estrecha carretera de 9 kilómetros que pasa por La Mata y Javierre que se coge metros antes de llegar al Mesón de Ligüerre.

Olsón está organizado alrededor de un promontorio en el cual se hallaba, a finales del siglo X, una fortaleza defensiva que adquirió gran importancia en la Reconquista por encontrarse en la línea fronteriza con los dominios musulmanes.

Olsón y la Catedral del Sobrarbe
En este montículo se asienta hoy la iglesia parroquial de Santa Eulalia (s. XVI) declarada Monumento Nacional, Bien de Interés Cultural y conocida popularmente como la Catedral del Sobrarbe, en cuyo interior destaca un espectacular retablo de piedra.

Nos ponemos a caminar buscando una pista ubicada en la entrada del pueblo que desciende entre olivos, campos de labor, matorral y robles hacia la carretera que se dirige a Mondot.

En el breve callejeo encontramos una señal de madera indicando el PR-HU-159 hacia la ermita de San Benito, ubicada en la sierra de Olsón

Las Treserols, las Tres Marías y los Sestrales
El verde de los campos y el comienzo de la floración de determinadas especies llenan de color el camino. Y como no, las vistas de la Peña Montañesa, del macizo de Cotiella, del Turbón, MondotoSestrales, Castillo Mayor, de las Treserols y de las Tres Marías son de primer orden.

En 15 minutos llegaremos a la carretera, junto a un pequeño puente sobre el barranco de la Isola (570 metros) distinguiendo, al oeste sobre un altozano, el pueblo de Eripol. Caminaremos unos minutos por ella, dejando a la izquierda una pista por la que sólo pueden transitar vehículos autorizados. 

Mondot. Iglesia de San Joaquín
Apenas 500 metros después tomaremos una pista a la derecha que nos acercará entre extensos campos de olivos, almendros, trigo y alfalfa a la aldea de Mondot (645 metros), a la que llegamos tras 45 minutos de camino.

Mondot fue despoblado en los años 70, poco después de que la luz llegara a sus casas. Pero, a diferencia con lo sucedido con otros muchos pueblos sobrarbenses, no cayó en un estado definitivo de abandono. 

Fue en los años 90 cuando algunos vecinos se propusieron recuperar la aldea aprovechando la construcción de una pista que unía Olsón y Arcusa

Mondot. Torre de Casa Vilellas
En 2003 la pista se asfaltó, lo que supuso un paso más para que esta pequeña aldea recobrase de nuevo la vida perdida años atrás.

En Mondot destaca la rehabilitada iglesia de San Joaquín (s. XVIII), las ruinas de la torre defensiva de Casa Vilellas, los restos de un horno de pan y una antigua prensa para el vino. Incluso una casa rural donde disfrutar del silencio y de la tranquilidad de una zona prácticamente virgen.

Tras visitar su conjunto, continuaremos por la pista por la que hemos venido, divisando el Turbón y el pueblo de Samitier, con su castillo vigilando el río Cinca a su paso por el Congosto del Entremón.

Paseando por Mondot
Media hora después enlazaremos con la ruta 8 de la BTT Sobrarbe que recorre el abrupto valle del río Susía. Pasaremos por el Molino de López (530 metros), donde este río forma unos bonitos saltos de agua. También tenemos posibilidad de visitar el cercano Molino de Villacampa.

A partir de aquí la pista bordea el río, teniendo que cruzarlo en dos ocasiones, y se encuentra balizada con estacas de madera con pintura azul.

Rodeados de campos de cultivo nos iremos acercando al Molino d’O Suelo (510 metros). Una breve parada y continuaremos por la margen izquierda del Susía hasta tener que vadearlo para pasar a su margen contraria (500 metros).

El Turbón y el Castillo de Samitier
Tras ello, dejaremos a la izquierda la ruta 8 hacia Ligüerre de Cinca para seguir por su variante 8.2 hacia la cercana población de Javierre de Olsón con vistas hacia el ahora lejano pueblo de Olsón.

Pasaremos por una exploración ganadera antes de llegar a su reducido núcleo urbano (580 metros). Destacan la iglesia parroquial (s. XIX) y las casas Coronas, Sánchez y Périz pero, sobre todo, la panorámica hacia las Treserols.

De Javierre cogeremos momentáneamente la carretera en dirección oeste siguiendo la ruta 8 hacia Olsón para tomar, unos metros más adelante, una pista a la izquierda (560 metros) que asciende a la toma de agua del pueblo bordeando un barranco.

El Biello Sobrarbe y Jabierre desde Los Planos
Con una suave pendiente iremos ganando altura hasta llegar al vértice geodésico que marca el punto más elevado dela zona conocida como Los Planos (664 metros), desde donde tendremos una gran panorámica de las cumbres sobrarbenses, de núcleos como Latorre, Castejón de Sobrarbe, Mondot e, incluso, de Muro de Roda.

Tras unos minutos de ligero descenso pasaremos por una pequeña balsa de agua (625 metros). Poco después la pista se pierde, adentrándonos en un campo hasta volver a salir a la misma unos 400 metros más adelante.

De regreso hacia Olsón
Entre coloridos campos y almendros en flor iremos acercándonos a Olsón. Cruzaremos el barranco de La Ruba (635 metros) y otro torrente secundario para finalizar un interesante y sencillo paseo por el corazón del Biello Sobrarbe.

Ruta circular de 16 kilómetros con un desnivel positivo acumulado de 500 metros realizada en 3 horas y media sin contar paradas.

Track de Wikiloc aquí.

La Catedral del Sobrarbe
Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.