jueves, 6 de agosto de 2020

Ibones de Barbarisa desde el puerto de Sahún

Macizo de Cotiella desde el puerto de Sahún
Vamos reduciendo poco a poco el listado de ibones accesibles desde la vertiente chistabina del Parque Natural Posets-Maladeta.

En esta ocasión nuestros pasos regresan al puerto de Sahún para conocer el valle y los ibones de Barbarisa, situados en un solitario circo glaciar a los pies del macizo de los Eristes.

La Estiveta, El Yerri, Eristes, Bocs y Lleras de Cecilia
Este puerto se encuentra en la divisoria de las comarcas del Sobrarbe y la Ribagorza, comunicadas por una pista de 25 kilómetros que une los núcleos de Plan y Chía.

Su asfaltado es un viejo anhelo de estos territorios y, más si cabe, de los vecinos de los valles de Chistau y Benás que, de esta manera, verían mejorada su comunicación y se abrirían nuevas posibilidades de negocio entre ambos.

Panorámica hacia a Bal de Chistau y el Sobrarbe
Por esta pista caminamos cuando vinimos al puerto con raquetas desde Plan. Esta vez la recorremos en coche hasta llegar al pequeño parking junto a unos paneles y una mesa de madera, desde donde las vistas son amplias y abrumadoras.

Hacia el macizo de Cotiella veremos la cara norte de las peñas del reloj, Picollosa, Cotiella, el macizo de Lierga y el mirador de la Truesa.

Luces matutinas hacia el Aneto y las Maladetas
Hacia la Bal de Chistau las peñas Artiés, San Martín, Sin, Cuezo y Parda, los picos Pegueras, Bacibosa, Maristás y l’Orbar, el collado de Cruz de Guardia, Punta Suelza, la sierra de Fubillons y el Tozal d’Igüerra, las bordas de La Poma y el núcleo de Chistén.

Siluetas sobrarbenses como las del Castillo Mayor, los Sestrales, sierra Custodia, la Pala de Montinier y el Puntal de Bachaco, las Tres Marías y la sierra d’as Zucas, las Treserols, Chinipro, La Munia y Robiñera.

Entrada al valle de Barbarisa
Hacia la Bal de Benás oteamos el núcleo y el pico de Cerler, las sierras Negra y del Portiello, la Punta Cogulla, el Gallinero, los picos Castanesa y Vallibierna y la cara sur del Aneto y las Maladetas con los Coronas, Tempestades, Margalida, Rusell y compañía.

Y el valle de Barbarisa protegido por la cresta de la Estibeta, El Yerri, los Eristes, los picos de Bagüeña, el Tusal de Bocs y el de las Lleras de Cecilia.

Cascada del barranco Surri o Aigüeta de Llisat
Comenzamos la marcha tomando la pista, cerrada al tráfico, que sale del mismo puerto (2005 metros) y desciende hasta la cabaña d’Es Prats. Esta es una zona ganadera por excelencia donde se localizan varias cabañas pastoriles.

Atajamos por zonas de pasto las lazadas que hace la pista y, en una media hora de agradable caminar, estaremos junto a la cascada del barranco Surri o Aigüeta de Llisat (1825 metros), cuyas aguas proceden de los ibones de Barbarisa y llegan hasta el río Ésera.

A los pies de la cascada, cruzamos el barranco Surri
Una pasarela de madera cruza su cauce y acorta unos metros la pista hasta la cabaña, junto a la que veremos un panel informativo sobre nuestra ruta y un poste direccional.

Vamos a seguir el sendero S-6 del Parque Natural Posets-Maladeta y el PR-HU-51, que asciende a esta cabaña desde Sahún. Estos senderos también se comparten si nuestra opción es ascender al Tusal del Bocs o a los Eristes.

Ibón Chicot de Barbarisa
El valle de Barbarisa nace en los picos de Bagüeña, como la vecina Aigüeta de la Bal, y separa la sierra de Chía del macizo del Posets.

Entramos por tanto en este valle herboso e iremos remontando el curso del barranco por su margen izquierda orográfica. La senda asciende con decisión y gira a la derecha para superar el escalón rocoso que salva la cascada (1870 metros). 

Macizo de los Eristes desde el ibón Chicot
En su parte superior dominan los pastos alpinos, por los que iremos ganando altura alternando zonas con mayor pendiente con otras de relieve más suave y cómodo.

A nuestra derecha quedan el Tusal de Bocs y el de las Lleras de Cecilia mientras que al otro lado del barranco se alza la cresta de la Estibeta, El Yerri, La Montañeta y el pico Barbarisa.

Superada la hora de camino veremos al barranco formar una cascada. Es a los pies de la misma donde hemos de cruzarlo para continuar ascendiendo por su margen derecha (2100 metros).

Ibón Gran de Barbarisa
Poco a poco iremos ganando terreno al valle avistando los paredones que lo encierran. Son los Eristes y los picos de Bagüeña los que imponen su poderío con sus paredes graníticas.

Tras ganar altura sobre el barranco, la senda se vuelve a acercar al mismo para superar una estrechez de su cauce y llegar al ibón Chicot (2265 metros), situado en una amplia llanura herbosa bajo el Cabo de Montarruego.

La estrecha cubeta del Gran Barbarisa
Siguiendo el camino con un leve ascenso por terreno rocoso, en unos minutos llegaremos a un pequeño collado tras el que se esconde la alargada y estrecha cubeta del ibón Gran de Barbarisa (2310 metros), donde finaliza el PR-HU-51.

Este ibón se caracteriza porque su salida de aguas se realiza mediante filtración a través de un sistema kárstico.

Por encima de la cola del ibón veremos una pedrera que da acceso al collado d’el Cabo la Bal o de la Ribereta, que comunica este valle con el de la Aigüeta de la Bal y la localidad de Eriste. Además desde este collado ascenderíamos al Tusal del Bocs, siendo también una posibilidad de acceso a los Eristes.

Basas de Barbarisa, ibón Gran y collado d'el Cabo la Bal
Ya sin la referencia de las marcas del PR, seguiremos los hitos bordeando el ibón por la izquierda hasta llegar, en 2 horas de marcha, a las pequeñas basas de Barbarisa (2350 metros).

Enclave de alta montaña, salvaje y escarpado desde donde también podríamos acceder a los Eristes por el ibón Chelau o al collado de Barbarisa para comunicar con el vecino ibón del Sen.


Cascada del barranco Surri en el descenso
El regreso lo realizamos por el mismo camino hasta la cascada donde hemos cruzado el barranco (2100 metros). Ahora no lo vamos a cruzar, sino que iremos por su margen derecha contorneando a media ladera El Yerri y la cresta de la Estibeta siguiendo difusas trazas de senda.

De esta manera nos evitamos el tramo de pista que asciende al puerto de Sahún desde la cabaña d’Es Prats. Veremos dispersos hitos y alternaremos zonas herbosas, matorral y rocas con algunos sube y bajas, sin apenas perder altura.

Sierra de Chía y valle de Benasque
Con vistas a la sierra de Chía y al Turbón, la desdibujada senda se convierte en un buen camino que nos dirige a las proximidades de la cabaña del Puerto y al collado de Sahún, donde finalizamos la ruta.

Este recorrido no se recomienda realizar en época invernal por riesgo de aludes.

Valle de Barbarisa con los Eristes entre nubes
Ruta parte lineal y parte circular de 11’5 kilómetros de distancia con un desnivel positivo de unos 600 metros realizada en 4 horas y cuarto sin contar paradas.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

jueves, 4 de junio de 2020

Forêt d'Herrana y vallon du Soussouéou desde Pont du Goua

Superada la Corniche des Alhas
Cuando tenemos hambre de bosque, una de las opciones que siempre está encima de la mesa es la de pasar al lado francés para disfrutar del verdor que atesora esta vertiente pirenaica.

Hace unos meses, con el otoño ofreciendo sus primeros colores, fuimos a descubrir un territorio desconocido hasta la fecha, solitario y salvaje, que alcanza el vallon du Soussouéou adentrándose en el sensacional Forêt d’Herrana.

Escarpadas laderas del pic Cézy
Pasado el Portalet descendemos por el vallée d’Ossau hasta la localidad de Gabas para, 4 kilómetros después, coger un desvío a la derecha que no se ve desde la carretera.

La entrada a este desvío es tan cerrada que resulta imposible acceder sin maniobrar si se viene desde Gabas, por lo que seguiremos unos metros por la carretera principal y daremos la vuelta en un ensanche a mano derecha. 

Desde la Corniche des Alhas hacia Bouerzy y l'Embarère
Una vez tomado el desvío entraremos en una pista que, cruzando la Gave d’Ossau por un puente, en 2’5 kilómetros nos deja en el parking del Pont du Goua, donde ya veremos un panel informativo sobre el itinerario (950 metros).

Iniciamos la marcha siguiendo la pista que nos ha traído hasta el parking, encontrando a los pocos metros una bifurcación del GR-10 (965 metros).

La Corniche des Alhas, vertiginosa pero ancha
Dejaremos a la izquierda el desvío hacia el Forêt d’Herrana y Gourette cruzando el Pont du Goua, camino por el que volveremos al final del recorrido, y seguimos por la pista hacia el vallon du Soussouéou y el Camin de Piet.

La pista asciende de forma cómoda con largas lazadas y llega a otro cruce (1110 metros), en el que tomamos la senda marcada hacia el vallon de Soussouéou, la vertiginosa Corniche des Alhas y la Hourquette d’Arre, dejando el ancho firme en su camino hacia Gabas.

El encanto del Forêt d'Herrana
Entramos en un frondoso bosque de hayas, abetos y pinos, donde el musgo tapiza las rocas y la hojarasca acolcha el camino. Esto es lo que hemos venido a buscar. El sendero está balizado con una línea amarilla y marcas rojas y blancas del GR-10.

Iremos avanzando con pequeños sube y bajas, sin apenas ganar altura. A los pocos minutos veremos una señal de peligro que advierte que la senda se va a estrechar sobre el barranco de Soussouéou. Sólo sus aguas rompen la quietud y el silencio del bosque.

Camino húmedo bien empedrado
Reconoceremos la zona del Montagnon d’Iseye y los pics Bouerzy y l’Embarrère por encima del barranco de Bitet, muy descendido por los amantes de este deporte y punto de inicio para llegar al lac d’Isabe o ascender al Sesques.

Entramos en la Corniche des Alhas, un sencillo paso horizontal equipado con cable pasamanos que discurre muchos metros por encima del barranco. Tiene una anchura suficiente, pero no se recomienda para gente con vértigo. 

Otoño en las faldas de la Falaise de la Tume
Solventado este bonito tramo y tras poco más de una hora de camino, cruzaremos a su margen derecha por un puente de cemento (1125 metros). Aguas arriba veremos una pequeña presa y al otro lado del puente la misma señal anterior.

Cambiamos de vertiente y nos alejamos del barranco. Seguimos inmersos en un bosque de cuento, disfrutando de cada paso que damos. Los primeros rayos de sol parecen despertar la capa vegetal. Estamos en el Forêt d’Herrana.

Mirada hacia los pics d'Er, Aule, Gazies, Sesques...
Nos toparemos con una nueva bifurcación (1125 metros) en la que seguiremos el GR-10 hacia Gourette, dejando el ramal que desciende al Pont du Goua a la izquierda. A este cruce regresaremos más adelante.

Ahora nos espera un tramo lineal por el que ganaremos altura con fuerte pendiente y numerosos zigzags por lo que parece ser el cauce de un barranco seco.

Plateau y pic de Cézy
En ocasiones veremos un firme empedrado a modo de calzada y en otras un sinfín de rocas que enlentecen el avance. La humedad hace resbaladiza esta parte del camino.

Una vez superado llegaremos al Houn de Mouscabarous (1360 metros), donde un nuevo cruce direccional nos guía hacia el vallon du Soussouéou y Gourette una vez dejado atrás el Forêt d’Herrana. 

Vallon, Hourquete y Soum d'Arre, Estibère, Tourettes...
Comenzamos entonces una circular con inicio y fin en este punto, obviando un sendero a la derecha que es por donde regresaremos.

La senda continúa ascendiendo fuertemente hasta situarse bajo las paredes rocosas de la Falaise de la Tume (1530 metros). Tras faldear sus paredes saldremos del bosque y tendremos una amplia panorámica.

Paredones de la cresta de Arcizette
Al otro lado del barranco se alzan los pics de la SagetteHerrana, el recorrido viario del turístico Train d’Artouste y el Midi d’Ossau.

A nuestra espalda intuimos la cubeta del lac d’Er y los pics Biscau, Aulère, Auled’Er, por detrás de los cuales se levanta el Gaziès, así como les Sérous y la cresta y el pic de Sesques. Además, podemos reconocer en la lejanía el pico de los Monjes, el Bielle y el Castérau.

Al fondo del vallon du Soussouéou se levanta el Palas
Hacia el E domina la Géougue d’Arre con la Hourquette d’Arre a su izquierda y el Soum d’Arre a la derecha. Destacan también los picos Hournets y de la Pale y, hacia el fondo del vallon, se alzan los picos Estibère, Tourettes, Milhas, Palada y de la Lie.

Rodeada de boj y matorral la senda alcanza el Plateau de Cézy (1610 metros) pasadas las 2 horas y media. Si continuásemos hacia sus cabañas pastoriles podríamos llegar a la localidad de Eaux-Bonnes por el col de Lurdé siguiendo una variante del GR-10. Al fondo se alza el pic de Cézy o Goupey.

Vallon du Soussouéou
Giramos entonces a la derecha y seguimos hacia el vallon du Soussouéou, Quartier Arcizette y Gourette en una travesía casi horizontal que contornea la base de los verticales paredones que se precipitan de la cresta de la Petite Arcizette.

Tras un leve ascenso se llega al Quartier Arcizette (1660 metros) desde donde tendremos el vallon du Soussouéou a nuestros pies y vistas hacia la cresta de Artouste, el Palas y el Lurien

Plaine y cabanes du Soussouéou
Iniciamos el descenso hacia sus cabañas ganaderas, algunas en estado ruinoso, dejando el GR-10 hacia la Hourquette d’Arre y Gourette. En la llanura podemos ver el telesilla de la estación de esquí de Artouste.

Un sendero va perdiendo altura por la herbosa ladera hasta alcanzar, tras 3 horas y media de marcha, la enorme Plaine de Soussouéou (1430 metros) hogar de muchos rebaños en verano por donde las aguas del río discurren tranquilas procedentes del lac d’Artouste.

Forêt d'Herrana junto a las aguas del Soussouéou
El sendero de regreso discurre paralelo a la margen derecha del encañonado y profundo barranco de Soussouéou. Inicialmente discurre por la llanura siguiendo trazas difusas pero más adelante es un buen camino que comienza a perder altura por la umbría del bosque. 

Los sube y bajas son habituales mientras disfrutamos de los saltos de agua, del musgo, los helechos y de la paz que transmite el bosque en cada rincón.

Regresando hacia el Houn de Mouscabarous
Tras hora y cuarto desde el vallon, esta senda nos devuelve de nuevo al Houn de Mouscabarous (1360 metros), donde cerramos la primera circular. Volvemos a enlazar con el GR-10 para poner rumbo al Forêt d’Herrana por el tramo lineal comentado anteriormente.

Entre rocas y lazadas volvemos al cruce del Forêt d’Herrana (1125 metros) donde, ahora sí, tomaremos la dirección hacia el Pont du Goua sin coger la senda de la Corniche des Alhas. De esta manera, iniciamos una pequeña circular hasta el parking por un camino distinto al de la ida.

Barranco de Soussouéou
Por un firme más ancho llegaremos al Pont du Goua, que cruzaremos para poner fin a un recorrido realmente bello y sorprendente. Todo un descubrimiento.

Ruta cuasi circular de 14’5 kilómetros de distancia con un desnivel positivo acumulado de unos 950 metros realizada en 6 horas sin contar paradas.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

viernes, 29 de mayo de 2020

Balsas de Lumiacha, ibón de Coanga y puerto de Marcadau

Embalses de Bramatuero Bajo y Bachimaña Alto
A pesar de lo concurrido que solemos encontrar el entorno de los Baños de Panticosa y el refugio de Bachimaña, aún podemos encontrar recónditos lugares que sorprendentemente todavía guardan ese punto de tranquilidad que venimos a buscar a la montaña.

Siempre que hemos subido a Bachimaña lo hemos hecho por el camino habitual desde el refugio de Casa de Piedra, siguiendo el GR-11 hacia los ibones Azules y el refugio de Respomuso.

Peña Gabarda, Argualas y Algas sobre la Majada Baja
Pero en esta ocasión vamos a seguir un trayecto diferente y salvaje, alejado de la masificación de este tramo de GR, que llega al refugio pasando por las balsas de Lumiacha y el ibón de Coanga.

Comenzamos el recorrido junto al ibón de Baños (1640 metros) subiendo las escaleras de Casa Belio y siguiendo el GR-11 en dirección opuesta hacia los ibones de Brazato y Bujaruelo.

Baños de Panticosa
La ancha senda gana altura sobre los edificios del Balneario con cómodas lazadas por la margen izquierda del barranco de Caldarés. Ya desde el inicio tendremos vistas del macizo de Argualas, que se irán ampliando conforme vayamos ascendiendo.

Pasaremos junto a una barrera antialudes antes de encontrar un cruce direccional (1730 metros), donde dejaremos el GR-11 hacia los ibones de Brazato y Bujaruelo para tomar un marcado camino que más adelante conectará con la ruta normal a Bachimaña.

Cascada del Pino desde el mirador
Este nuevo sendero cruza la tubería que conduce las aguas procedentes de Bachimaña y Brazato hasta la central hidroeléctrica de los Baños y alcanza el mirador de la cascada del Pino (1720 metros). 

Siempre habíamos visto este bonito salto de agua desde su margen derecha pero esta vez lo vemos desde una perspectiva distinta.

Empezamos a darnos cuenta de la tranquilidad de este camino en comparación con el trasiego de gentes que vemos subir por el GR a Bachimaña. Todo un acierto haber elegido esta variante.

Más adelante, cuando la senda se dispone a cruzar el barranco y enlazar con el GR, tomaremos el poco transitado camino de los Machos (1750 metros), alejándonos de su cauce y ascendiendo con decisión trazando varias zetas por zonas rocosas. 

Balsa de Lumiacha, ibón de Baños y Forátulas
El sendero se cruza un par de veces más con la mencionada tubería. En la segunda, unas pilastras la sostienen elevada a modo de acueducto. Metros después, hemos de reconocer un cruce sin señalizar para mantener el camino correcto (1880 metros). 

Debemos de seguir un difuminado sendero herboso que sale por la derecha dejando la senda principal que, por la izquierda, se dirige al Caldarés para conectar con el GR en los Llanos de Bozuelo.

La otra balsa de Lumiacha y el macizo de Argualas
Estamos rodeados de paredes graníticas pulidas por la erosión glaciar salpicadas de pino negro y rododendro por donde conviene estar atentos para no perder los hitos.

Al otro lado del barranco se alza la Peña Gabarda, que encierra los ibones de Ordicuso, Feniás, Argualas, el Garmo Negro, Pondiellos, Arnales, las estribaciones de los Infiernos y los picos de Bachimaña.

Ya vemos el refugio de Bachimaña
Tras una hora de camino descubriremos la planicie herbosa donde se esconde la primera de las balsas de Lumiacha (1945 metros). Bucólico, solitario y pacífico paraje rodeado de pastos con el macizo de Argualas, las Forátulas, el Tablato y las peñas Blanca y Roya como telón de fondo.

Siguiendo los hitos, saldremos de este rellano por un estrecho paso entre dos rocas y ganaremos altura de forma rápida por una pedregosa ladera. Unos metros más abajo, veremos la segunda balsa de Lumiacha. 

Ibón de Coanga
Pronto reconoceremos los zigzags de la famosa cuesta del Fraile así como el refugio de Bachimaña mimetizado en el granítico entorno. Sin duda, la vista que este sendero ofrece es infinitamente más atractiva que la del GR.

Flanqueado con comodidad el Zerro Gascón se llega a un circo herboso por el que discurre el barranco de Lavaza, que cruzaremos por una pequeña presa (2175 metros). Una pirámide rocosa destaca en lo alto, es el contrafuerte de la Peña Xuans.

Bachimaña desde el resalte cercano al ibón de Coanga
Continuamos hacia el fondo del circo, donde el sendero vira al N para salir del mismo salvando un resalte rocoso. Así, siguiendo rastros de senda y dispersos hitos, llegaremos al ibón de Coanga (2300 metros) tras 2 horas y media de marcha.

A pesar de su cercanía con el refugio de Bachimaña y el GR-11, es un rincón poco frecuentado y tranquilo que ofrece una panorámica envidiable de los tresmiles aledaños. Uno de esos lugares escondidos para disfrutar en completa soledad.

Refugio y Agujas de Bachimaña
Subiendo a un pequeño resalte al N del ibón, tendremos vista del circo de Bachimaña y de cumbres como las de Piedrafita, Gaurier, Zarre, las puntas de Pezico, la Gran Facha, Falisse, el puerto y los picos de Marcadau, el Péterneille...

Siguiendo los hitos y alguna difusa traza de senda, pondremos rumbo al visible refugio de Bachimaña (2190 metros) combinando suaves relieves herbosos con otros más rocosos, al que llegamos en media hora desde el ibón y 3 horas desde los Baños de Panticosa.

Barranco de los Azules, Infiernos y pico Piedrafita
Con el fin de alargar la ruta continuamos hasta el puerto de Marcadau para asomarnos al país vecino. Para ello, cruzamos la presa del embalse de Bachimaña Bajo y enlazamos, ahora sí, con el transitado GR-11 hacia los ibones Azules y el refugio de Respomuso.

Sin apenas ganar altura pero con continuos sube y bajas la senda contornea la margen derecha de los embalses Bajo y Alto, teniendo a la vista el todavía lejano puerto de Marcadau. Al otro lado, la esbelta figura del pico Serrato llama poderosamente nuestra atención.

Llano que predece al barranco de Pezico
Tras cruzar el barranco de los ibones Azules se llega a un llano herboso en el que encontramos una bifurcación (2225 metros). Cambiaremos el concurrido GR-11 por el GR-T-24, que nos guiará hacia el histórico puerto de Marcadau y el refugio de Wallon.

El sendero traza una cómoda diagonal sobre la cabecera del embalse de Bachimaña Alto y deja a la derecha el camino que se dirige a los ibones de Bramatuero (2260 metros). A nuestra espalda destacan el pico Piedrafita y los Infiernos con su espectacular marmolera.

Ibón de Pezico de la Canal, Falisse, Gran Facha...
La pendiente va aumentando mientras vamos girando al N para encarar las laderas que esconden el circo de Pezico, abriéndose el panorama hacia el circo de Bramatuero.

Veremos la cresta fronteriza formada por los picos de Marcadau, el Péterneille, los Jumeaux, la Badéte d’Arratille y el pico de las Neveras. Al fondo sobresale el macizo del Vignemale.

Vallée du Marcadau desde el puerto
Llegaremos a un llano herboso (2430 metros) que antecede al barranco de la Canal de Pezico, bajo la poderosa silueta del pico de la Muga Sur de Marcadau.

La senda cruza a su margen izquierda por una zona descompuesta y alcanza el ibón de Pezico de la Canal (2455 metros). La estampa del Falisse y la cresta de Pezico, uniendo el Zarre y la Gran Facha, es realmente bella.

Barranco de la Canal de Pezico y Peña Xuans
Dejaremos el sendero que se adentra en el circo de Pezico y, tras 2 horas desde el refugio de Bachimaña, llegaremos al puerto de Marcadau o de Panticosa (2540 metros). Escoltado por los picos de la Muga Norte y Falisse, en él localizaremos la muga 313

Este collado fronterizo comunica Panticosa con el Pont d’Espagne y Cauterets, por donde antaño los comerciantes pasaban para realizar el intercambio de ganado y productos entre ambos países.

Últimas luces sobre el Serrato y Xuans
Hacia la vertiente francesa divisamos el vallée du Marcadau, el lac Nère, los Cardinquère, los pics Arrouy y Arraillous y las Aiguilles de Castet Abarca, así como otros muchos picos que no identificamos con claridad.

Regresaremos al refugio de Bachimaña por el mismo camino contemplando la zona de Batanes, la sierra de Tendeñera y Sabocos. Una vez allí, pondremos rumbo a los Baños de Panticosa por la ruta normal siguiendo el GR-11.

Embalse de Bachimaña Alto y pic Péterneille
Descendemos por las famosas lazadas de la cuesta del Fraile, con los ojos puestos en el desplome de su cascada sobre las paredes graníticas que caen desde el embalse de Bachimaña Bajo

Seguiremos perdiendo altura por la margen derecha del barranco de Caldarés. Encontraremos algunos tramos de sirga, útiles si la roca está húmeda, antes de alcanzar los Llanos de Bozuelo (1860 metros).

El día se agota sobre el refugio de Bachimaña y Xuans
Veremos el pequeño puente por el que podríamos enlazar con el sendero que hemos usado para llegar a las balsas de Lumiacha.

Disfrutando de las cascadas y de la estrechez del barranco llegaremos a la fotogénica cascada del Pino que antes habíamos visto desde el lado opuesto.

Una nueva sirga en un paso estrecho con caída al barranco aumenta la seguridad, sobre todo en invierno. Finalmente, alcanzaremos el mirador de la Reina (1735 metros) y llegaremos al refugio de Casa de Piedra tras una hora y cuarto desde Bachimaña.

Luces vespertinas en Brazato, el Tablato y las Forátulas
Ruta parte lineal y parte circular de 16’5 kilómetros de distancia con un desnivel positivo acumulado de unos 1150 metros realizada en 8 horas sin contar paradas.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

jueves, 21 de mayo de 2020

Portillón de Benasque y pico Salvaguardia (2736 m.)

Macizos del Aneto, Maladetas y Alba desde la cima
Sin duda, el Salvaguardia es una de las ascensiones más populares del valle de Benasque. Su aparente sencillez y sus privilegiadas vistas hacen que sea una montaña muy frecuentada, sobre todo en época estival.

Se trata de una ruta con una parte lineal y otra circular en la que nuestro objetivo es visible durante casi todo el itinerario, acompañado por el inseparable pico de La Montañeta.

La Montañeta y Salvaguardia
El recorrido se inicia en el parking ubicado antes de llegar a los Llanos del Hospital (1730 metros), cerca de los restos del antiguo hospital medieval de Benasque tan frecuentado entre los siglos XII y XVI.

Al final del parking vamos a encontrar una senda balizada con estacas que, llaneando por la margen derecha del Ésera, nos acerca hasta el complejo turístico de los Llanos del Hospital cruzando varias barranqueras por pasarelas de madera. 

Barranco de Peña Blanca y Pleta del Tormo
Este complejo se rehabilitó y se amplió en 1990 tomando el relevo del quinto hospital, construido en 1872. La Guerra Civil y el posterior cierre de fronteras acabaron con el oficio de hospitalero, dejando este hospital en ruinas hacia 1980.

Habremos dejado atrás el desvío hacia el ibón de Gorgutes y el puerto de la Glera y, siguiendo por la cómoda llanura del Plan de l’Espital, enlazaremos con el GR-11.5 en dirección al Portillón de Benasque, La Besurta y el refugio de la Renclusa.

Pico Estós, Remuñe, Perdiguero, Mall Pintrat, Estauas...
Pasaremos junto a las ruinas de los hospitales que sustituyeron al medieval desde el siglo XVI al XIX, en cuya ubicación se sucedieron durante estos siglos 3 construcciones diferentes, manteniendo todas ellas el papel de refugio y hospedaje para viajeros, peregrinos, pastores, mercaderes…

El segundo hospital fue destruido por un alud en 1826, hubo un tercero temporal conocido como La Barraca hasta 1839 y un cuarto hospital hasta 1871, arrasado por otro alud y cuyos restos son los que vemos hoy.

Maladeta y su glaciar, macizo del Alba y pico Paderna
Al final del llano, una pasarela nos hace cruzar el barranco de Peña Blanca para llegar al cruce direccional donde comienza la circular (1775 metros). Nosotros seguimos camino del Portillón dejando el GR-11.5 hacia La Besurta y la Renclusa, por el que volveremos más adelante.

El sendero remonta la margen izquierda del barranco y gana altura por la Pleta del Tormo entre zonas de pasto y pino negro. No se recomienda este camino en invierno por ser propenso a los aludes.

Tucas de la Estibeta de Literola, Remuñe y Perdiguero
Pronto la comodidad de las campas dará paso al terreno de Piedras Blancas, un camino tallado sobre la propia roca al que ascenderemos mediante lazadas para llegar a un collado con unas vistas espectaculares, que desde la cima mencionaremos (2175 metros).

Tras un breve descanso, la pendiente se modera y saldremos a un valle herboso desde donde ya podremos intuir el Portillón, entre el Salvaguardia y La Mina, y la mayor altura pirenaica, el Aneto.

Valle superior hacia el Portillón
En la falda del puerto, junto a los restos de la posada de Casa Cabellut (2375 metros), enlazaremos con el GR-T-46 que se dirige al Hospice de France, senda que asciende desde La Besurta y por la que más tarde volveremos.

En Casa Cabellut se cobraba el estipendio y fue uno de los primeros establecimientos hosteleros de toda la cadena pirenaica en sus dos vertientes, dando servicio a numerosos viajeros y montañeros franceses que subían hasta el Portillón para contemplar el Aneto o incluso, conquistarlo. 

Portillón de Benasque y lacs Boum du Port
Y casi sin darnos cuenta, tras 2 horas de marcha habremos llegado al Portillón de Benasque (2445 metros), histórico paso a Francia donde se localiza la muga 332. La mirada se nos va hacia las azules aguas de los lacs Boums du Port.

Llamado puerto Nuevo, fue junto con el de la Glera, la vía más importante de comunicación entre Benasque y Luchon, siendo acondicionado de forma artificial en el siglo XVI para facilitar el paso de peregrinos, exiliados, caballerías, contrabandistas, comerciantes...
Puerto de la Picada, Tuqueta Blanca Pomero y Forcanadas

Una senda bien trazada flanquea la base del Salvaguardia y asciende por terreno herboso de fuertes pendientes combinado con alguna placa de roca pulida e inclinada, donde estaremos atentos sobre todo si están mojadas o si existen neveros.

Poco a poco el camino se pega a la pared y se vuelve más expuesto, habiendo de superar un corto tramo de roca equipado con una sirga para mayor seguridad (2610 metros).

Tramo de cadena en roca y pico de la Mina
Superado este tramo, la senda vuelve a aparecer y sólo queda caminar hasta la cima (2736 metros), coronada por una antena y una placa solar, a la que llegamos en poco menos de 3 horas y media.

Desde su cumbre podremos ver una de las mejores panorámicas de la cara norte del sector Aneto-Maladetas, macizos montañosos como los de Cotiella, Posets y Perdiguero y otras muchas conocidas cumbres.

Lacs de la Montagnette y Maille con Luchon al fondo
Siguiendo la cresta hacia el Portillón tenemos los picos de La Mina, Pessó, el puerto de la Picada, la Tuca de Bargas, la Tuqueta Blanca de Pomero, el Mall de l’Artiga y el collado d’Es Aranesos.

Por encima del Plan d’Aiguallut destacan los picos de la Forcanada, el collado d’Alfred, las tucas de Barrancs, Mulleres, Salenques y Tempestades, los valles de Barrancs y de l’Escaleta y el ibón de Barrancs bajo la Tuca d’Aiguallut.

Lacs du Boum du Port, La Mina, la Frèche y la Pique
La Tuca de la Renclusa escolta su refugio en el extremo de la cresta de los Portillones, vía de acceso más frecuentada para hollar la cima del gigante del Pirineo.

El Aneto y su glaciar, el collado y el pico Coronas, el Maldito, la Maladeta y su Diente, el pico de la Rimaya, la Torre y el pico Cordier, el Sayó y el Mir, el Diente y el pico del Alba y la Tuca de l’Acampament. Más abajo el pico, la Tuca y la Tuqueta Blanca de Paderna y la Tuca del Ésera.

Posets, Perdiguero, Mall Pintrat, Maupas, Boum, Sacroux...
Valle abajo se llega a reconocer el embalse de Linsoles, Benasque y Anciles, la sierra de Chía y el macizo de Cotiella. Más cerca se halla la cresta divisoria de los valles de Remuñe y Literola formada por las tucas de Aigües Passes, la Estibeta de Literola y Remuñe, con la inconfundible mole de la Forca por delante del Perdiguero y la cresta de Literola.

La Tuca Dalliú o pico Estós y el Frontonet dan paso al valle de Literola, por detrás de los cuales aparecen las Tucas d’Ixeia, el circo y las Agujas de Perramó, los picos de Batisielles y las tucas d’Es Corbets y Mincholet flanqueando el collado de la Plana, con el macizo del Posets asomando altivo.

Posets, Perdiguero, Cotiella, sierra de Chía, Tucas d'Ixeia...
Más cerca el Mall Pintrat y las Fites de Remuñe, el puerto Biello y los picos de Estauas, Bonneco, Sacroux, de la Glera y de La Montañeta. También los Quayrat, el Lézat, los Crabioules, Malpás, Boum, Mall Barrat y Mall Plané.

Ya en territorio francés destacan los lacs de la Montagnette, Maille y los Boums du Port, el refuge de Venasque, la estación de esquí de Superbagnères, la localidad de Bagnères de Luchon, el Col de la Baretcha, Campsaure y los picos d’Arres, Sajust, la Frèche y de la Pique, con el Midi de Bigorre al fondo.

Las Forcanadas, Barrancs, Mulleres, Salenques...
Tras una hora de disfrute cimero, iniciamos el retorno por el mismo camino hasta el Portillón y descendemos hasta la enlazar con el GR-T-46, siguiendo ahora las indicaciones hacia La Besurta y el refugio de la Renclusa.

Con el sabor de la cima, iremos perdiendo altura por suaves campas herbosas, pasando junto a las pequeñas Basetas del Portillón y disfrutando de las luces vespertinas hacia el Aneto y las Maladetas.

En el valle, el Plan d'Están y el Plan d'Aiguallut
Tomamos nota del puerto de la Picada, otro de los pasos fronterizos que comunicaban con el país vecino, custodiado por la Tuca del Pesón y el Turonet del Puerto.

La perspectiva del Salvaguardia cambia por completo a medida que descendemos, siendo desde esta posición casi infranqueable por su afilada silueta. Pasaremos junto a un mirador (2260 metros) con mesa de interpretación de las principales cimas que oteamos, desde donde contemplamos los ibones de Villamuerta

Baseta del Portillón y puerto de la Picada
Con amplias lazadas se va perdiendo altura de forma rápida por La Costera hasta llegar a una bifurcación (1970 metros), donde dejamos el desvío hacia La Besurta y la Renclusa a la izquierda para continuar hacia el Hospital y los Baños de Benasque.

Seguiremos con un suave descenso hasta llegar al Plan d’Están, donde en primavera se forma un lago estacional que llega a cortar la carretera de acceso a La Besurta. Ahora, dos pequeños ibones y el serpenteante curso del río Ésera destacan en su llanura.

Salvaguardia y el Portillón de Benasque
En un nuevo desvío volvemos a enlazar con el GR-11.5 que habíamos dejado al inicio del recorrido, dejando a la izquierda el sendero S-2 del Parque Natural Posets-Maladeta hacia el Forau d’Aiguallut y La Besurta (1860 metros).

Pondremos rumbo hacia el Hospital de Benasque pasando por un panel informativo sobre los aludes que se desprenden de la zona de Paderna que impiden crecer al bosque.

Plan d'Están, Tuca de la Renclusa y Tuqueta Blanca Pomero
Tras un cómodo llaneo perderemos altura hasta llegar a la pasarela donde se encontraba la primera bifurcación de la ruta y donde finaliza la parte circular.

Pasando por los restos del cuarto hospital y por el complejo hotelero actual llegaremos al parking poniendo fin a un recorrido obligado del valle de Benasque

Track de Wikiloc aquí.

Últimas luces sobre Salvaguardia y Piedras Blancas
Ruta parte lineal y parte circular con de 14 kilómetros con un desnivel positivo de unos 1050 metros realizada en 6 horas y media sin contar paradas.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.