jueves, 22 de junio de 2017

De Torla a Ordesa por los Turietos Alto y Bajo

Primavera en Turieto Alto
Hace tres años os hablamos del camino de Turieto Bajo, antigua vía de comunicación entre la población de Torla y la pradera de Ordesa y única existente hasta la construcción de la carretera que actualmente da acceso al valle.

Se trata de un sendero poco frecuentado por la comodidad del acceso rodado a la pradera y una buena alternativa para el periodo estival, cuando sólo es posible visitar Ordesa utilizando el servicio de autobuses.

La apertura en 2015 de su hermano mayor, el Turieto Alto, nos permite realizar una sencilla ruta circular sin aglomeraciones, disfrutando de un terreno olvidado hasta la fecha por ser considerado zona de reserva integral.

Pliegue acostado y Mondarruego
Junto la boca norte del túnel de Torla (1030 metros) veremos un panel de madera indicado como Ordesa por senda peatonal

Podemos iniciar el recorrido en este punto o bien unos metros más adelante, junto a un complejo hotelero, donde encontraremos la misma señal direccional.

Nos ponemos a caminar tomando la segunda opción siguiendo el GR-15.2 y el PR-HU-129 en dirección al puente de los Navarros y a los miradores de Ordesa, descendiendo entre muros de piedra por una calzada empedrada hacia el puente de la Glera (s. XIII). 

Atrás queda Torla, Gábalo y la Peña Canciás
Los dos puntos mencionados confluyen antes de llegar a este puente sobre el río Ara (965 metros). Hacemos una pequeña parada sobre el mismo para contemplar el pliegue acostado, Mondarruego y la Peña Duáscaro.

Tras cruzarlo, dejaremos el PR-HU-129 hacia los miradores del Molar y la ermita de Santa Ana y seguiremos el GR-15.2 en dirección al puente de los Navarros y Bujaruelo.

Paralelos al Ara remontaremos por su margen izquierda la pista que asciende a la sierra de las Cutas. Tras 20 minutos de camino, la pista gira a la derecha y comienza a ascender, momento en el que la abandonamos para continuar por el camino de Laña Luenga (995 metros).

Entrada al valle de Bujaruelo y Punta Siarra Casas
Caminamos ahora por un ancho sendero que se adentra en el Parque Nacional y veremos señales que nos recuerdan la prohibición de paso de cualquier vehículo, monturas y bicicletas.

Pasaremos junto a unos verdes prados donde encontramos algunas bordas, divisando la ermita de San Antón bajo las paredes del pliegue acostado. A nuestra espalda queda Torla, el pico Gábalo y la Peña Canciás.

Turieto Alto
Dejaremos a la izquierda un estrecho sendero que cruza el Ara y comunica con la carretera de acceso a Ordesa justo antes de llegar a una bifurcación (1030 metros), donde seguiremos hacia el valle de Ordesa por Turieto obviando las indicaciones hacia el puente de los Navarros.

Poco a poco el sendero se aleja del río y comienza a ganar altura de forma suave entre pinos y boj, pegados a la base de la pared caliza de la Peña Duáscaro.

Turieto Alto
Llegaremos a un nuevo cruce donde finaliza el GR-15.2 y donde enlazaremos con el GR-11 en dirección al refugio de Góriz (1120 metros), dejando a la izquierda el sendero procedente de Bujaruelo y el puente de los Navarros

El sendero vira al este abandonando el curso del Ara para adentrarse en el del Arazas y poner rumbo a la pradera de Ordesa.

Tras 45 minutos de marcha, llegaremos al desvío donde tendremos que decidir si coger el Turieto Bajo o el Alto. Como hemos venido a conocer el Alto, ascenderemos por él y regresaremos por el Bajo siguiendo el GR-11.

Tozal del Mallo junto al puente de las Fuentes
Un corto pero fuerte ascenso nos eleva hasta los 1340 metros, cota en la que nos vamos a ir manteniendo caminando por el interior de un bosque virgen donde el silencio sólo es perturbado por el auténtico sonido de la naturaleza.

Este bello y solitario camino discurre unos metros por encima del Bajo entre la espesura de rectos y altivos ejemplares de pino y abeto salpicados por zonas de musgo por donde apenas penetra la luz.

Mientras nos vamos adentrando en el valle de Ordesa iremos observando las paredes del Tozal del Mallo, las murallas de Mondarruego y el circo de Carriata

Cascada de los Abetos
El Turieto Alto desciende levemente hasta las proximidades de la pradera de Ordesa, donde enlaza con el Turieto Bajo a la altura del puente de las Fuentes (1320 metros). Sin cruzarlo, seguiremos el GR-11 hacia el cercano puente de los Cazadores.

Entre verdes planicies y grandes vistas de las murallas del Gallinero y de la Fraucata llegaremos al inicio del sendero adaptado para personas con movilidad reducida, punto donde podríamos enlazar con la senda de los Cazadores y la Faja de Pelay o continuar el GR-11 por el fondo del valle hasta la cascada de la Cola de Caballo.

Cascada de Tamborrotera
Nosotros giraremos a la izquierda para cruzar el Arazas por el puente de los Cazadores y llegar al parking de la pradera (1320 metros) tras 2 horas de camino desde Torla.

El camino de vuelta comienza siguiendo la carretera hacia Torla unos 500 metros hasta encontrar un sendero que sale por la izquierda de la misma que se dirige a la pequeña pasarela de las Fuentes.

Desde este puente tenemos visión de los picos Otal, Fenés, Mondiniero, del Tozal de las Comas, de la Punta Siarra Casas y del Cebollar, así como a la proa del mirador de Calcilarruego.

Turieto Bajo
Tras cruzar el puente se vuelve a enlazar con el GR-11 para comenzar el agradable, fresco y conocido camino de Turieto Bajo. En 20 minutos desde la pradera llegaremos al puente de Ordesa, donde se ubica el monumento al pirineísta francés Lucien Briet (1310 metros).

Avanzaremos unos minutos por el interior del bosque desviándonos al mirador de la estruendosa cascada de los Abetos (1280 metros). La primavera y el deshielo aumentan la fuerza y el rugir del Arazas desplegando todo su poderío.

Turieto Bajo
Volviendo al sendero principal caminaremos engullidos por las hayas, los abetos y los pinos por una alfombra natural hasta descender al mirador de la cascada de Tamborrotera (1260 metros) y su transparente poza.

Pocos minutos después llegaremos a una cabaña de madera (1240 metros), un salvavidas donde te puedes refugiar en caso de lluvia, bajo la atenta mirada del Tozal de Mallo que adopta diferentes siluetas según vamos avanzando.

Poco a poco el bosque se va abriendo, aumentando la panorámica hacia la entrada del valle de Bujaruelo y la sierra del Turbón y hacia los murallones de Ordesa y el cañón del Arazas.

Puente de la Ereta o de la Canaleta
Veremos la cascada de Molinieto (1160 metros) desde su mirador, divisando además el antiguo Parador Nacional, antes de llegar a la bifurcación donde nos hemos desviado hacia el Turieto Alto (1130 metros).

Tras ello tomaremos el desvío hacia el puente de los Navarros que, en moderado descenso, nos acerca al puente de la Ereta o de la Canaleta (1020 metros), donde el Arazas se encajona antes de unirse al Ara formando un rincón idílico y poco visitado que será el colofón a nuestro recorrido.

Últimos metros del Arazas antes de unirse al Ara
Sólo nos quedará poner tumbo a Torla por un sendero rodeado de boj hasta enlazar con el GR-15.2 que nos devolverá al puente de la Glera y a su casco urbano, al que llegamos tras 2 horas y media desde la pradera.

Ruta parte lineal y parte circular de 16 kilómetros con un desnivel positivo de unos 470 metros realizada en 4 horas y media sin contar paradas.

Track de Wikiloc aquí.

Río Ara desde el puente de la Glera
Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.


jueves, 15 de junio de 2017

Despoblados del Alto Alcanadre: Miz, Bibán y Binueste

Binueste. Casa Alta
Esta semana nos adentramos en las profundidades del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara para descubrir su sendero S-12 y conocer los despoblados de Bibán y Binueste.

En este itinerario retrocederemos en el tiempo para situarnos en la piel de los antiguos habitantes de estos pueblos deshabitados en la década de los 60, que tenían este camino como única vía de acceso para abastecerse de las materias primas que el medio no les podía proporcionar y para comunicarse con el vecino núcleo de Bara, aún habitado todo el año.

Bara. Iglesia de San Pedro
Es en este pueblo donde nos pondremos a caminar (940 metros). Para llegar hasta aquí tenemos que coger en Arguis una sinuosa e interminable carretera de casi 40 kilómetros que se adentra en el Parque Natural por el valle de Nocito pasando por el túnel de la Manzanera y Belsué

En la entrada de Bara encontramos indicaciones del GR-1 hacia Nasarre y Otín, despoblados que ya visitamos teniendo como punto de inicio el núcleo de Rodellar.

Caminaremos por sus calles hasta llegar a la iglesia parroquial de San Pedro (s. XI), situada en lo alto de un pequeño promontorio con visión de la cara norte de la sierra de Guara, destacando el Cabezo, el Tozal, la sierra de Lupera y el barranco de las Gorgas Negras.

Badina de Estañero
Antes de llegar a la iglesia se toma la senda que conduce al río Alcanadre, remontando sus cristalinas aguas por la margen derecha. Estacas de madera con pintura amarilla y verde y abundantes hitos nos irán guiando por un camino rodeado de muros de piedra.

En unos minutos pasaremos por la preciosa badina de Estañero (935 metros) antes desviarnos del sendero S-12 para alargar la ruta continuando hacia el despoblado de Miz. Cruzaremos el Alcanadre saltando de piedra en piedra y caminaremos por verdes prados observando el restaurado molino de Bara en la margen opuesta del río.

Molino de Bara
Nos introduciremos en un pinar y cruzaremos un pequeño barranco afluente del Alcanadre (950 metros). A partir de aquí, comenzaremos a ascender remontando el barranco de Miz por un terreno rocoso plagado de matorral y boj hasta llegar a sus restos (1080 metros) tras una hora de camino.

Miz era una pequeña aldea autosuficiente con una economía de subsistencia que quedó despoblada principalmente por la falta de servicios básicos. Tenía sólo dos casas que se rodeaban de bordas y corrales. También tenía herrería y una fuente.

Casa fuerte de Miz
A unos metros del caserío se encuentra su iglesia, del siglo XVII y reformada sobre todo a comienzos del XX (1913), con un pequeño cementerio anexo delimitado por muros.

En su única calle encontramos un poste de madera con indicaciones hacia Bibán que seguiremos atravesando una antigua zona de cultivo. Metros después llegaremos a un cruce en el que dejaremos a la derecha las indicaciones hacia Nasarre y Alastrué (1105 metros).

Iglesia de Miz
Comenzaremos a ganar altura junto a una pared rocosa pasando por las ruinas de un edificio en el que aguanta a duras penas un bonito pórtico, divisando el pico del Águila, la sierra de Gabardiella, Fragineto y Bara.

El sendero va dejando atrás el entorno agreste y silencioso de Miz superando pequeños resaltes hasta introducirse en un denso bosque de pinos. En ocasiones caminaremos por losas de roca que con hielo pueden resultar peligrosas. 

Alcanzados los 1200 metros de altura comenzaremos a descender por el interior del pinar, al que se unen el musgo y los quejigos a medida que nos vamos acercando al despoblado de Bibán.

Corral en Miz
Cruzaremos el barranco de Baivals (1090 metros) junto al que se indica una fuente no tratada y remontaremos una ladera repleta de carrascas acompañados de muros de piedra hasta llegar al pueblo (1130 metros) tras una hora y cuarto desde Miz.

Bibán se sitúa en una pequeña colina sobre las aguas del río Alcanadre, donde solo encontramos los restos de sus tres casas de las que apenas quedan en pie sus fachadas, sus balcones o algún motivo heráldico, además de unas pocas bordas derruidas.

Casa en Bibán
En lo más alto se encuentran las ruinas de la iglesia de San José (s. XVIII). Sus casas se agrupaban extendidas desde la iglesia hacia el sur y las bordas se disponían en dos barrios a ambos extremos del pueblo. 

En su entrada volveremos a enlazar con el sendero S-12 hacia el último despoblado que visitaremos, Binueste. Paseando entre la maleza veremos también una señal de madera que señala la dirección hacia Matidero.

Saldremos de Bibán y comenzaremos a descender hacia el Alcanadre por la zona conocida como Campo Luengo entre boj, erizón y conglomerados. Seguiremos los hitos hasta llegar al río que cruzaremos por donde podamos (1055 metros).

Bordas ruinosas de Bibán
Una vez en la margen derecha, comenzaremos a ganar altura por la cara oeste de la Peña Gorda por un bosque de carrasca y boj. Cruzaremos una barranquera con un pequeño salto de agua y seguiremos ganando altura hasta llegar a la Pardineta de Bibán (1135 metros).

Ubicada en un pequeño llano, es uno de los edificios más singulares que encontramos a orillas del Alcanadre. Éste fue el lugar donde se cree que estuvo ubicado el antiguo monasterio románico de San Juan de Matidero.

Pardineta de Bibán
Se trata de una explotación ganadera compuesta por una vivienda (s. XVII) y un torreón, probablemente levantado en el siglo XII o XIII y que, tras perder su uso defensivo, pasó a ser utilizada para usos agropecuarios. 

Continuando el sendero S-12 hacia Binueste dejaremos a la derecha otro desvío hacia Matidero. Con visión de Bibán en la ladera opuesta seguiremos ascendiendo hasta llegar a un pequeño collado (1195 metros), a partir del cual comenzaremos el descenso hacia Binueste.

Casa en Binueste
Enlazaremos tramos de sendero con algún tramo sobre roca hasta llegar al pueblo (1120 metros) en menos de una hora desde Bibán. Al igual que los núcleos próximos, las malas comunicaciones y el aislamiento fueron dos razones de peso para su abandono.

Diseminadas entre la maleza se encuentran los restos de la herrería y de numerosas bordas donde se guardaba el ganado, la paja o el grano.

El S-12 atraviesa su única calle, en la que se encuentran tres casas en ruina. Casa Alta es la más destacada con sus tres plantas y una puerta de acceso con un escudo que data de 1883. También observamos otro dintel datado en 1856. En la parte baja del pueblo se encuentra la humilde iglesia parroquial de San Martín de Tours (s. XVII-XVIII).

Mirador de la Predicadera. Cabezo, Bara y Gorgas Negras
Comenzaremos a cerrar la circular en dirección Bara, paralelos a las aguas del barranco de Binueste, cuyos pequeños saltos y cascadas logran reducir el silencio y la tristeza que se respira en este paraje alejado de la civilización.

Tendremos que cruzar este barranco (1065 metros) por unas piedras tras lo que ascenderemos por un bosque de carrascas y altivos pinos hasta llegar al mirador de La Predicadera (1150 metros).

Divisaremos gran panorámica de la cara norte del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara. Este territorio agreste y mal comunicado tiene mayor valor natural por estar mucho menos habitado y transitado que la cara sur del Parque.

Meandro del Alcanadre y sierras de Lupera y Balced
Desde este mirador podemos ver la gran muralla que forman las sierras exteriores hacia el sur como las de Balced, Sevil, Lupera y Guara, así como el pico Baivals, el Tozal de Cubilás, la Punta de Vallemona y el meandro que dibuja el Alcanadre.

Tras una pequeña parada, iniciaremos el pronunciado descenso hacia el río Alcanadre por el interior de un bosque dominado por el pino hasta llegar a un cruce direccional (950 metros), donde dejaremos el desvío hacia Bibán para seguir hacia Bara.

Bara. Cordal del Cabezo hasta el Tozal de Guara
Cruzaremos el barranco Pallaruelo en las proximidades del molino medieval de Bara (940 metros), un molino de cereales movido por el agua mediante una rueda horizontal, con una cuadra al lado donde se guardaban los animales mientras esperaban a que moliera el trigo.

Dejaremos el desvío a Miz, por el que nos hemos desviado horas antes, e iremos acompañando al Alcanadre hacia el final de nuestro recorrido, refrescándonos en la badina de Estañero antes de regresar a Bara.

Bara. Al fondo, el Baivals
Zona ideal para darse un baño en sus numerosas badinas o pozas en época estival. En época de lluvias el caudal puede variar dificultando el vadeo del río.

Ruta circular de 15’5 kilómetros con un desnivel positivo acumulado de 650 metros realizada en menos de 5 horas sin contar paradas.

Track de Wikiloc aquí.

Calles de Bara
Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Portiello de Tella y Mallo Gran (2161 m.)

Peña Altura y Portiello desde el Mallo Gran
Hacía ya tiempo que queríamos ascender al Portillón o Portiello de Tella, un collado que atraviesa la sierra d’as Zucas comunicando el valle de Pineta y Bielsa con la Garganta de Escuaín y su pintoresco núcleo de Tella

Al Portiello se puede acceder por las dos vertientes de esta sierra. Por la umbría de la cara norte, salpicada de pinos y abetos desde el embalse de Pineta, o desde Tella por la solana cara sur repleta de erizón y boj.

Sea cual sea nuestro punto de inicio, en ambos casos recorreremos el GR-19. Nosotros comenzamos en Tella por la posibilidad de que existieran neveros en la vertiente norte que comprometieran el ascenso.

Pala Montinier, Portiello de Tella y Peña Altura
El punto de inicio se encuentra un kilómetro antes de llegar a Tella, junto al cartel indicador que señaliza el famoso dolmen (1230 metros). En el borde de la carretera hay sitio para aparcar unos pocos vehículos, desde donde ya vemos nuestro objetivo, flanqueado por la Pala de Montinier y la modesta Peña Altura.

Comenzaremos a caminar siguiendo unos metros la carretera hacia Tella, dejando a la izquierda el GR-15 hacia Arinzué y Escuaín y a la derecha un pequeño depósito de agua.

Caminando entre muros
Tras ello, nos encontraremos un poste de madera indicando el GR-19 hacia Salinas y Bielsa por el Portiello y el PR-HU-137 hacia Bielsa por el Canal del Cinca.

Aquí comienza una pista que de inmediato se bifurca a la altura de una fuente-abrevadero. A la derecha se queda el PR que se dirige hacia el Plan d’Ugal para tomar el camino del Canal. Nosotros seguiremos por la izquierda las marcas rojas y blancas del GR-19.

Dejaremos un camino hacia el dolmen a la izquierda y seguiremos por la pista que, además de uso ganadero, también es utilizada para acceder a la cercana Cueva del Oso.

Plan de Feners, Bramapán, Nabaín y Guara
El boj, el pino y el erizón nos van a acompañar en la mayor parte de nuestro ascenso. La tónica del recorrido se resume en ir alternando tramos de pista con tramos de sendero cogiendo los atajos del GR para evitar las amplias lazadas de la misma.

En menos de 15 minutos, saldremos de la pista por la derecha siguiendo un ancho camino que llega a un cruce señalizado, donde dejaremos el GR-19 hacia Salinas para tomar el ramal 19.1 que se dirige a Bielsa por el Portiello (1255 metros), volviendo a salir poco después a la pista.

Primer monolito que nos encontramos
Poco caminaremos por ella porque al llegar al Plan de Feners la volveremos a abandonar para evitar una amplia lazada atravesando unos campos de labor. 

Minutos después volveremos a enlazar con la pista en las proximidades de una barrera que impide el paso a vehículos, aunque se encuentra levantada (1325 metros), desde donde observamos el Castillo Mayor y el macizo de Cotiella.

Antes de llegar a la misma nos desviaremos por un ancho sendero rodeado de boj, erizón y muros de piedra por donde comenzaremos a ganar altura más rápidamente en dirección a las murallas de Lo Grau.

Refugio de Bucharbalo y Portiello de Tella
El sendero gana panorámica hacia el valle del Cinca divisando la sierra Ferrera y su Peña Montañesa, Punta Lierga, el Puntón de las Brujas y las ermitas de Tella, así como los picos Pegueras, Bacibosa y la Peña de Sin en la entrada a la Bal de Chistau.

Distinguimos los pueblos de PuértolasMorillo de Sampietro, San Marcial y Salinas, el Bramapán, Nabaín y la sierra de Guara con el Cabezo y el Tozal al fondo. 

Castillo Mayor y cordal hasta Cuello Viceto
Nos adentraremos en un bosque donde predominan las carrascas, los robles y los pinos por donde disfrutaremos de la única zona umbría de la ruta.

Cruzaremos el barranco Seco (1430 metros) y continuaremos ascendiendo hasta salir del arbolado para toparnos de nuevo con la pista junto a una curva cerrada y una gran pared de roca (1510 metros). 

Uno de los atajos del GR-19.1
Poco después, saldremos de la pista por un sendero tapizado de erizones hasta volver a enlazar con ella a la altura de un gran monolito de piedra (1570 metros), que no será la única roca erguida que veamos.

Caminando por el firme nos encontraremos una valla con paso peatonal que restringe la pista a uso ganadero y control de pastos. Rebasada ésta, el GR se desvía a la izquierda (1580 metros) para seguir un estrecho sendero por una ladera de erizón y boj.

Cruzaremos una puerta de alambre y ascenderemos hasta llegar a la pista (1630 metros) que no seguiremos, sino que cruzaremos para seguir ganando altura por una pradera herbosa. El sendero se va difuminando pero las balizas del GR nos ayudan a mantener el camino correcto. 

Peña Altura y Portiello de Tella
Tras hora y cuarto de camino, nos encontraremos en una extensa planicie repleta de pastos dominada por el boj por encima de la Garganta de Escuaín y a los pies del Portillón. Pasaremos por delante de una cabaña en ruinas y conectaremos de nuevo con la pista (1665 metros).

El pueblo de Escuaín, la imponente cara norte del Castillo Mayor y el cordal ubicado entre los cuellos Ratón y Viceto centran nuestra atención. Sierra Custodia y el Pueyo de Mondicieto también son reconocibles en la lejanía.

Peña Montañesa y valle del Cinca
Seguiremos la pista viendo el cercano refugio de Bucharbalo (1740 metros) y acortaremos sus amplias lazadas entre erizones y lajas de lapiaz, volviendo a encontrar monolitos de piedra en la linde de la pista.

Antes de encarar el ascenso final al Portillón, nos encontraremos con un rebaño de cabras en las proximidades del refugio de La Plana (1860 metros) custodiando una señal de madera que indica la dirección hacia Bielsa.

Astazus, Garién, Felqueral, Montaspró, La Capilla...
El camino no ofrece dudas hasta llegar al Portiello de Tella (2089 metros) tras dos horas y cuarto de camino.

Nuestro objetivo era ascender a Peña Altura (2289 metros) pero cuando nos dispusimos a faldear por su vertiente norte nos encontramos con un nevero expuesto que nos hizo desistir en el intento, quedándonos a escasos 60 metros de desnivel de la cima.

Así que regresamos al Portiello y nos acercamos hasta la sencilla cima del Mallo GranPunta Buxaruelo (2161 metros), al que llegamos en 15 minutos desde el collado. 

Pineta, sierras de Espierba y Liena, Robiñera y La Munia
Se trata de un promontorio ubicado en el extremo noroeste del circo que asciende al Portillón desde el valle de Pineta en el que disfrutaremos de una panorámica espectacular.

Desde su posición la cercana Pala de Montinier parece una muralla infranqueable, todo lo contrario que Peña Altura y la cresta que la separa del Puntal de Bachaco.

Podremos contemplar la parte superior de la Plana de Marboré con los Astazus, los picos Garién y Felqueral y el puerto de La Lera, así como las cumbres que se adentran en el valle de Lalarri como los Montaspró, el pico de La Capilla, el Tormacal y la Punta del Puerto Viejo, entre otros.

Cara norte de la Pala de Montinier
En el fondo del valle de Pineta divisamos los pueblos de Javierre y Espierba, el Albergue y el embalse de Pineta. Por encima de ellos se halla el cordal de la sierra de Espierba desde La Estiva hasta la Peña Cuezo pasando por Comodoto.

Por detrás de la sierra de Espierba se intuye el valle de Chisagüés y la sierra de Liena, con los picos La Mota, Punta Ruego y la Espluca Ruego, en cuya base se halla el collado de las Pardas

Puntas Suelza y Fulsa y circo del ibón del Cau
Por detrás de la sierra de Liena se alzan los tresmiles de Robiñera y La Munia, Peña Blanca, el Chinipro y el collado de las Puertas, por donde se accede a los ibones de La Munia o Gorgas del Tormacal.

Al noreste destacan las puntas Suelza y Fulsa formando el circo que cae al ibón del Cau, intuyendo además el curso del barranco de Ordiceto entre la sierra Acirón y el pico Mener

Macizo de Cotiella
Mirando hacia la Bal de Chistau reconocemos la cresta de Maristás y Punta l’Orbar, la Peña Artiés y el Tozal de Fubillons, por detrás del cual emerge el lejano macizo del Posets.

Al sur apreciamos el valle del Cinca hasta el embalse de Mediano con los pueblos de Laspuña, Escalona, Labuerda y Aínsa y el despoblado de Muro de Bellós, así como las siluetas de los Sestrales, la Peña Canciás y el Oturia.

Barranco y cresta de Urdiceto
Radiografiando el macizo de Cotiella distinguimos la cresta de las ‘Peñas del Reloj’ formada por las peñas Las Diez, Las Once y Mediodía, por detrás de la cual se distingue la sierra de Chía, así como la colladeta del ibón, en cuya falda se encuentra la Basa la Mora

Además de Picollosa, Punta Alta, la Ribereta, la Punta Es Litás, la Peña La Una, las Agujas de Lavasar, los Mobisones, Cotiella y la cresta de Armeña.

El regreso lo realizamos por el mismo camino finalizando una ruta lineal con un total de 14 kilómetros y un desnivel positivo de 950 metros en 5 horas sin contar paradas.

Sierra Ferrera, Peña Montañesa y Punta Lierga
Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest. Todas las fotos de nuestras rutas se encuentran aquí.

miércoles, 24 de mayo de 2017

La Forquiella (2153 m.) y Tozal de Selba Plana (2167 m.) desde San Juan de Toledo

Treserols y Castillo Mayor desde sierra Ferrera
Hace unos días nos acercamos al valle de La Fueva para realizar una espectacular y entretenida circular por la sierra Ferrera.

Esta larga sierra es conocida sobre todo por su punto culminante, la Peña Montañesa, pasando casi desapercibido el resto de su extenso cordal.

El punto de inicio se encuentra en la población de San Juan de Toledo (905 metros). Para llegar hasta allí, hemos de dirigirnos desde Aínsa hacia Campo y, a la altura de Fuendecampo, desviarnos hacia Atiart por una estrecha carretera. Pasado este núcleo, llegaremos a San Juan en un par de kilómetros.

Ganando metros sobre San Juan de Toledo
Dejamos el coche junto a la joya artística de este pequeño pueblo, la iglesia de San Juan Bautista (s. XI-XII) de estilo románico lombardo, y seguiremos las indicaciones del PR-HU-139 hacia el Collado del Santo y la Espluca Escala, dejando a la derecha el PR-HU-191 que se dirige a La Cabezonada.

Una estaca de madera nos introduce en un sendero que deja a la izquierda una pista de acceso a una finca particular. Los primeros metros se rodean de un paisaje de margas hasta cruzar el barranco de la Trabiasa (885 metros).

Cueva de la Espluca Escala
Pronto nos adentraremos en un frondoso bosque de carrascas, robles y abundante musgo, en ocasiones rodeados de muros de piedra, por el que comenzaremos a ganar altura de forma constante por terreno rocoso.

Ascenderemos por la falda del Tozal de las Natas, en cuya cima se encuentra la ermita de San Esteban (s. XVIII), paralelos al curso de un barranco que cruzaremos en varias ocasiones.

Poco a poco, iremos acercándonos a la base de los paredones verticales de la sierra Ferrera. Al salir del bosque la panorámica se abre hacia el sur contemplando toda La Fueva, el embalse de Mediano y la sierra de Guara al fondo.

Llegando el refugio de La Soma de La Estiva
La vegetación cambia de forma radical apareciendo el boj, las aliagas y el erizón. Llegaremos a una señal de madera que indica la cueva de la Espluca Escala, que veremos desde la distancia.

Después de haber superado la pared rocosa llegaremos a un desvío señalizado (1430 metros) en el que dejaremos el PR para continuar hacia el visible refugio de La Soma de la Estiva.

Este nuevo sendero se encuentra en algunos puntos vestido por el erizón pero no ofrece posibilidad de pérdida si tenemos como referencia el rehabilitado refugio. Algunos hitos dispersos nos ayudarán a mantener el camino correcto.

Desde el refugio ya vemos el collado
Metros por encima de nosotros, rompiendo la estética de la sierra, veremos una pista procedente de La Cabezonada con la que enlazaremos poco antes de llegar al refugio, al que llegamos tras dos horas y media de camino.

En las proximidades del refugio aparecerán grandes zonas de pastos entre masas de erizón y boj. Estamos en La Estiva, a 1730 metros de altura. Reponemos fuerzas y disfrutamos en silencio de las vistas junto a un abrevadero.

Ganando altura hacia el collado. Al fondo, el Turbón
Desde el refugio tenemos dos alternativas. Una es continuar la pista y enlazar después con un sendero que llanea hasta comenzar el descenso hacia San Juan. La otra, ascender a lo alto de la sierra Ferrera y crestear por ella para después descender por el mencionado sendero.

Elegimos la segunda opción y comenzamos a ascender campo a través en dirección noroeste hacia un visible collado que queda entre los picos de La Estiva y La Forquiella.

Macizo de Cotiella desde la cresta
Inicialmente por terreno de pastos herbosos alternado con masas de erizón, boj y algún ejemplar disperso de pino, ganaremos altura de forma rápida y cómoda. Al este, veremos aparecer la mole del Turbón por encima del cordal de la sierra.

El ascenso se volverá más rocoso, teniendo que sortear una pedrera y realizar una pequeña trepada sin dificultad para llegar al collado (2090 metros) en 45 minutos, donde nos recibe al norte el imponente el macizo de Cotiella.

Tozal de Selba Plana y peñas Montañesa y del Solano
Para ganar la cresta debemos de bordear una pared rocosa por el norte hasta auparnos al cordal y alcanzar la cima de La Forquiella (2153 metros). A partir de aquí, disfrutaremos de una sencilla cresta caliza, en ocasiones aérea, con unas vistas alucinantes allá donde pongamos la mirada.

Alternaremos pequeñas subidas y bajadas con alguna zona donde apoyaremos las manos hasta llegar a la antena del Tozal de Selba Plana (2167 metros) tras 4 horas y cuarto de camino. 

Cresta de la sierra Ferrera
Al norte bajo nuestros pies, los frondosos bosques del valle de Viu rodean el collado y el refugio de Cullivert, empequeñecidos por el circo rocoso que se desprende de la cara sur de Cotiella.

Por este circo el barranco de los Neis se abre paso virando al oeste para formar el barranco de Garona, que vertirá sus aguas al río Irués en las proximidades del Chorro Fornos.

Divisaremos La Collada separando la Peña del Solano y la Montañesa, así como Punta Lierga, los Sestrales, NabaínBramapán, el Tozal de San Miguel, el Castillo Mayor, las puntas Suelza y Fulsa, Robiñera, La Munia y la sierra d’as Zucas.

La Fueva, Campanué y Puerto de Foradada
También el sector ordesano con los Gabietos, Mondarruego, el Taillón, el Casco, los picos de Marboré, el Tobacor, Punta Acuta, sierra Custodia y Mondicieto, los Astazus, las Tres Marías y las Treserols.

Al sur destacan las peñas Canciás y Oroel, el Tozal y el Cabezo de Guara y al noroeste la sierra de Tendeñera, el pico Otal, Toronzué, el Midi d’Ossau, Collarada y las peñas Telera y Retona en la sierra de la Partacua.

La Estiva desde la cresta
Al noreste, la zona del Parque Natural Posets-Maladeta aparece lejana, con sus tresmiles más famosos sobresaliendo sobre los demás por detrás de la sierra de Sis y el Turbón.

En las llanuras de La Fueva podemos distinguir los núcleos de Fosado, Los Molinos, Fuendecampo, Arro, Gerbe, Atiart, San Juan de Toledo, Samper, La Cabezonada, Lacort, Alueza, Rañín, Solipueyo, Buetas, Tierrantona, Aluján, Charo, Palo y la fortaleza de Muro de Roda.

Robiñera y La Munia por detrás de Punta Lierga
Otearemos también el castillo de Samitier y los núcleos de Aínsa, El Pueyo de Araguás, Labuerda, Morillo de Tou y Torreciudad, así como los embalses de El Grado y Mediano, las riberas del Ara y del Cinca y las sierras de la Partara y de Morillo.

Desde el Tozal de Selba Plana tendremos que retroceder unos 150 metros por la cresta hasta comenzar el descenso a La Estiva campo a través. El terreno, inicialmente rocoso, se va convirtiendo en pastos a medida que vamos perdiendo altura.

Valle de Viu. Refugio de Cullivert y barranco de los Neis
En poco menos de una hora estaremos en los prados de La Estiva, por donde llanearemos en dirección oeste hasta encontrar el sendero de bajada. El inicio de este tramo es bastante difuso encontrándose el sendero oculto por el erizón y el boj. 

Iremos contorneando el relieve de la sierra y bordeando alguna barranquera a medida que el sendero se va despejando, disfrutando de las vistas hacia los abruptos resaltes de la sierra.

Nos encontraremos con una cabaña en ruinas (1715 metros) a los pies de la Peña Madrid y, minutos después, tendremos que estar atentos para tomar un sendero marcado con un hito (1685 metros) que abandona la faja de La Estiva para descender por el interior de un denso bosque de carrascas y robles.

Llaneando por La Estiva. Al fondo, Mediano
Tras más de una hora de descenso enlazaremos con el PR-HU-139 procedente del Monasterio de San Victorián (1060 metros), punto donde podremos desviarnos a la cercana cueva de la Espluca d’o Forato.

Ya en dirección este siguiendo las marcas del PR, cruzaremos los barrancos Cequials y Fosado y recorreremos una zona de margas y boj. Posteriormente, cruzaremos el barranco Forquiella y enlazaremos por momentos con la pista procedente de Atiart (940 metros).

Llegando a San Juan. Carretera hacia Campo
El sendero discurre paralelo a la pista unos metros por encima de ella entre boj, aliagas y enebro. Las cálidas luces del atardecer realzan las llanuras de La Fueva y la sierra de Campanué.

Conforme nos vamos acercando a San Juan van apareciendo muros de piedra a ambos lados del camino, entrando en el pequeño caserío por un bonito pasadizo donde encontramos los lavaderos y una antigua prensa de vino.

San Juan de Toledo. Iglesia de San Juan Bautista
Últimos metros por carretera y habremos llegado de nuevo a la iglesia, que merece una visita obligada por sus alrededores.

Ruta circular de 15’5 kilómetros de distancia y un desnivel positivo acumulado de unos 1400 metros realizada en poco más de 8 horas sin contar paradas.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestros vídeos en nuestro Canal de Youtube y nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest