miércoles, 15 de febrero de 2017

De Riglos al embalse de La Peña por la Foz de Escalete

Atardecer sobre los Mallos de Riglos
Regresamos al Reino de los Mallos con una ruta circular que desde el pueblo de Riglos nos llevará hasta el embalse de La Peña por la Foz de Escalete, un estrecho congosto por donde el barranco del Forcallo se abre paso para unirse al río Gállego.

La población de Riglos es la capital del extenso municipio que integra las umbrías de las sierras de Santo Domingo y Loarre, así como un amplio territorio situado al sur de la sierra de San Juan de la Peña.

Niebla matutina en Riglos
Destaca su casco urbano adaptado al terreno generando un trazado irregular de calles, bien custodiadas por los conglomerados de los Mallos de Riglos, todo un paraíso para los amantes de la escalada.

La ruta se puede dividir en dos partes. Por un lado, el Camino del Cielo o sendero circular de los Mallos, un agradable y sencillo recorrido con fuerte desnivel que rodea estas paredes. 

Mallos de Riglos y Peña Rueba
Por el otro, el camino hasta el embalse de La Peña pasando por la pardina y la Foz de Escalete siguiendo el PR-HU-98, que comparte un pequeño tramo con el GR-95.

Nuestro punto de partida es el parking ubicado a la entrada del pueblo (635 metros). Frente al bar El Puro, veremos un poste de madera que señaliza la ruta circular a los Mallos. 

Callejearemos brevemente siguiendo esta indicación hasta conectar con el Camino Natural de la Hoya de Huesca y con el GR-1 que se dirige a Linás de Marcuello.

Mirador del Ventuso. Mallo Firé y Peña Rueba
Saldremos del pueblo en dirección sureste para, metros después, continuar por la izquierda en un cruce de caminos señalizado con marcas de GR (670 metros). En unos minutos, dejaremos el GR-1 para comenzar a ascender por el Camino del Cielo (700 metros), bien marcado con puntura azul.

Rodeado de boj, el sendero va ganando altura entre los mallos Colorado y Chichín mediante amplias lazadas, con vistas de la ermita de Santa Cruz y el Centro de Interpretación de Aves.

Mallos Firé y Pisón. Al fondo, Murillo de Gállego
Comenzaremos entonces a rodear el macizo de los Mallos. Dejaremos a la derecha el Camino del Solano, indicado con pintura amarilla, y llegaremos al mirador del Ventuso (1030 metros) tras una hora de camino, en cuyas proximidades se encuentra una cabaña de pastores. 

Excepcionales vistas de la Hoya de Huesca, del río Gállego y del pueblo de Murillo pero, sobre todo, de la cara norte de los mallos y de Peña Rueba, por detrás de la cual asoma la conocida Punta Común.

Río Gállego, Peña Rueba y Punta Común
Siguiendo nuestro camino en fuerte descenso llegaremos al collado del Mallo Firé (860 metros), donde enlazaremos con el PR-HU-98 hacia el embalse de La Peña dejando a la izquierda el Camino del Cielo, que regresa a Riglos zeteando por el circo que forman los mallos Pisón y Firé.

Inicialmente, el sendero se dirige hacia La Peña contorneando escarpes rocosos para después ascender entre boj, coscoja y matorral hasta un collado (1005 metros) donde dejaremos a la derecha el desvío que regresa a Riglos por Santo Román y el que se dirige a La Peña por Las Articas.

Zona desolada. Al fondo, Peña Oroel
Zona con gran amplitud de vistas al norte, destacando la sierra de San Juan de la PeñaSan Salvador y la Peña Oroel. Deberíamos de ver el Pirineo pero se encuentra oculto por las nubes.

Iniciaremos un cómodo descenso pasando por una zona arrasada por un incendio sucedido allá por el año 2000 y nos adentraremos en un precioso bosque de pinos y carrascas que, afortunadamente, se libró de las llamas.

Al salir del bosque llegaremos a una zona despejada, repleta de matorral, donde atravesaremos una pista (910 metros) siguiendo las balizas de madera.

Descendiendo por el interior del bosque
Continuaremos avanzando hasta volver a encontrarnos con esta pista (805 metros), por la que descenderemos hasta llegar a la Pardina de Escalete (645 metros) en poco más de 3 horas de marcha.

Las pardinas son pequeñas explotaciones de uso agrícola, forestal o ganadero que se construían con materiales propios de la zona como madera, caliza o adobe. Solían estar ocupadas por una o más familias que trabajaban las tierras y el ganado.

Pardina de Escalete
Su origen se remonta al siglo XIII, cuando la ganadería comenzó a tener gran importancia. Eran utilizadas como refugio temporal de pastores y ganado vinculado a la trashumancia para, con los años, pasar a convertirse en vivienda permanente.

La actual pérdida de importancia del ganado ovino ha llevado al abandono de algunas de ellas, aunque mantienen gran importancia como refugio y lugar de nidificación para la fauna silvestre.

A escasos metros conectaremos con el GR-95, dejando el desvío hacia Sarsamarcuello a la derecha. Durante un par de kilómetros este sendero coincide con el PR-HU-98, recorriendo la margen izquierda del profundo barranco del Forcallo a su paso por los verticales paredones calizos de la Foz de Escalete (620 metros).

Foz de Escalete
Después de contemplar esta enorme brecha en la roca continuaremos por la larga y monótona pista rodeados de boj y robles, ya con visión del río Gállego, de los pueblos de La Peña y Yeste y de la sierra de Santa Isabel

En media hora desde la pardina llegaremos a la vía del Canfranero (540 metros), punto donde nos despedimos del GR-95 que pone rumbo al núcleo de La Peña, para continuar en dirección oeste paralelos a la vía y al embalse siguiendo el PR-HU-98.

Este tramo se ve amenizado por las vistas hacia los pueblos de Triste y Santa María de la Peña, en la margen opuesta del embalse. Media hora después, ya en las proximidades de la presa del embalse (545 metros), el PR continúa bien marcado hacia Riglos pasando por Carcavilla.

Presa y embalse de La Peña
En corto pero moderado ascenso ganaremos altura por encima de la vía del Canfranero observando la cresta de la Punta de la Ralla, el curso del Gállego, los aliviaderos de la presa y las cálidas luces del sol reflejadas en las tranquilas aguas del embalse.

Tras esta subida, el sendero pierde altura para cruzar la vía junto a una antigua caseta ferroviaria en ruinas (540 metros). El sendero se rodea de boj y matorral, volviendo a tener visión de los Mallos de Riglos y de Peña Rueba, conectando con una pista que nos acerca al núcleo de Carcavilla (530 metros). 

Reflejos en el embalse rumbo a Carcavilla
Metros después, pasaremos por debajo de la tubería de la central hidroeléctrica y, siguiendo las marcas y estacas de PR, la pista se volverá a tornar sendero.

A partir de aquí, un sube y baja constante de suaves pendientes. Saldremos de nuevo a la vía del Canfranero a la altura de otra caseta ferroviaria (545 metros) y seguiremos unos metros por ella hasta encontrar un visible hito a la izquierda. 

El PR asciende a media ladera para volver a descender por debajo de la altura de la vía. Tuvimos la suerte de ver circulando a este mítico tren, tan utilizado años atrás.

Río Gállego y central de Carcavilla
Con la vista puesta en el atardecer sobre las paredes de los Mallos de Riglos afrontaremos el último repecho, pasando junto a un viaducto y caminando pegados a la base los imponentes mallos Firé y Pisón, estando de vuelta en el pueblo tras 6 horas de camino.

Ruta circular de 17 kilómetros con un desnivel positivo acumulado de unos 850 metros.

Track de Wikiloc aquí.

Sigue nuestra amplia galería fotográfica en Pinterest y nuestros vídeos en el Canal de Youtube.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada